•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De acuerdo con la endocrinóloga Karla Martínez, los problemas de la diabetes surgen cuando hay demasiada glucosa en la sangre por mucho tiempo. Los niveles altos de glucosa en la sangre, también llamado azúcar, pueden dañar muchos órganos del cuerpo como el corazón, los vasos sanguíneos y los riñones, además esta enfermedad afecta la vista y recibe el nombre de retinopatía diabética, la patología ocular más común entre este tipo de pacientes.

Pero, ¿cómo es que la diabetes daña la retina de los ojos?, según explica la experta, el daño en la retina ocurre lentamente. “La retina tiene vasos sanguíneos muy pequeños que se dañan con facilidad. Cuando una persona tiene niveles altos de glucosa en la sangre y presión arterial alta durante mucho tiempo, esto puede causar daño en los vasitos sanguíneos de la retina”, comenta. Primero, los vasitos sanguíneos se hinchan y se debilitan, algunos vasos sanguíneos se tapan y no dejan pasar una cantidad suficiente de sangre. Al principio estos cambios no causan pérdida de la vista. 

Detección

La retinopatía diabética afecta, la mayoría de las veces a ambos ojos. Y por lo general, en sus primeras etapas, no genera síntomas. Pero, a medida que avanza y de no tratarse a tiempo, puede causar la pérdida completa o parcial de la visión y llega a ser irreversible, advierte Martínez. “Para detectar si hay daño en la retina que haya sido causado por la diabetes, los siguientes signos pueden poner en alerta a la persona: visión borrosa o mirar doble, luces centelleantes o puntos ciegos, manchas oscuras o flotantes, dolor o presión en uno o ambos ojos y dificultad para ver las cosas en los extremos del campo visual”, destaca la especialista. 

Cuando la vista ha sido afectada parcialmente, Martínez dice que es porque el paciente ya ha pasado por un proceso continuo de diabetes y en su historial se registra una ausencia de chequeos médicos, de forma que la retinopatía diabética es un enemigo silencioso. La recomendación de la doctora es hacerse un examen de los ojos con dilatación de las pupilas una vez al año incluso aunque no tenga problemas de la vista. El riesgo de pérdida de visión en personas diabéticas es 25 veces mayor que en el resto de la población. Por ello, todo paciente diabético debe consultar al oftalmólogo o retinólogo.

Otras patologías

En base a la Federación Internacional de Diabetes, en el ojo se pueden presentar otras patologías asociadas a la retinopatía diabética como las cataratas, la hemorragia vítrea y el edema macular diabético. En cuanto a las cataratas, las fluctuaciones en los niveles de glucosa hacen que el cristalino, que es nuestro lente interno, y por su nombre, totalmente transparente, se ponga opaco. El cristalino con catarata es como un cristal esmerilado al principio, pero conforme pasa el tiempo, en pacientes poco controlados, se pone blanco como el yeso de una pared. El tratamiento de la catarata no es otro que la cirugía.

Con respecto a la hemorragia vítrea o hemovítreo, esta consiste en la presencia de sangre en una zona interior del ojo llamada humor vítreo. De llegarse a producir una hemorragia en el humor vítreo, este perdería su transparencia, impediría el paso de la luz y ocasionaría pérdida de visión. Según Martínez, “la retinopatía diabética se trata con disparos de láser a la retina, lo que se conoce como fotocoagulación retiniana”.

Además: 4 de 10 diabéticos no saben que padecen la enfermedad​

Consejos para prevenir

•    Siga el plan de comidas saludables que elaboró para usted su médico dietista.

•    Realice actividad física durante 30 minutos casi todos los días. 

•    Mídase los niveles de glucosa en la sangre todos los días. Cada vez que lo haga, anote el resultado en la hoja de registro.

•    Revísese los pies diariamente para ver si hay cortaduras, ampollas, llagas, hinchazón o enrojecimiento.

•    Controle su presión arterial y colesterol. No fume.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus