•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mucha gente piensa que una vez que le han dicho que tiene cáncer ya no hay nada que hacer y que por mucha fruta y verdura que coma lo único que puede ayudarle a vivir es la quimioterapia, radioterapia y cirugía.

Pero no es así, y por ello, Odile Fernández, médico de familia que venció en el 2010 un cáncer de ovarios con metástasis, intenta cada día estudiar y estar al día en los últimos estudios relacionados con este asunto y después plasmarlo en sus libros y en las redes sociales, según ha asegurado a Efe en una entrevista. Cuando se sufre diabetes, hipertensión u obesidad, la pregunta ¿qué debo comer? no solo está bien vista, sino que son los propios especialistas los que inciden en la importancia de la alimentación, la vida saludable, el ejercicio físico y el estado emocional.

A los fumadores seguramente se les dirá que no fumen si quieren vencer el cáncer, pero normalmente no se le hablará de la importancia de una alimentación antiinflamatoria, ni de un ambiente limpio y libre de tóxicos. 

Una dieta oncológica

Fernández se queja de que todavía estamos lejos de los avances y técnicas que se están aplicando en otros países que unen la medicina convencional, con una dieta cargada de antioxidantes y eliminado tóxicos ambientales.

También lamenta de que no se suele explicar a los pacientes de que el miedo, la angustia y la ansiedad ayuda a segregar hormonas llamadas adrenalina y cortisol que estimulan la producción de sustancias inflamatorias, por lo que crean un ambiente favorecedor para el cáncer. 

Por todo ello, esta médico recomienda una dieta basada en alimentos antiinflamatorios como:

El pescado azul (boquerón, sardinas, caballa, atún, bonito y salmón salvaje).

Frutos secos y semillas, como las nueces, semillas de lino y chia, así como almendras, nueces de Brasil, anacardos, avellanas, nueces de macadamia y pistachos. En el apartado de especies y hierbas aromáticas, destaca las usadas en la cocina india y mediterránea, ya que son excelentes antiinflamatorias, como la cúrcuma (uno de los alimentos más antiinflamatorios que existen), chile, cayena, albahaca, jengibre, canela, orégano, perejil, romero, tomillo y mostaza.

Los vegetales, en general casi todos son antiinflamatorios, pero sobre todo la cebolla, el ajo, las crucíferas, el aguacate, los espárragos, las zanahorias (en especial el zumo), la calabaza, la lechuga, la batata, los pimientos, las espinacas, el tomate, las aceitunas, las algas, las setas y el aceite de oliva.

También es de suma importancia que durante el tratamiento de quimioterapia, los pacientes se nutran de sustancias antioxidantes y oligoelementos que potencien el sistema antioxidante para evitar la acción carcinógena de la quimio.

Son importantes antioxidantes el chocolate, el té verde y las setas, las frutas mediterráneas y tropicales, los vegetales de hoja verde, tomates, crucíferas, cebolla, ajo y especies como el comino, orégano, pimienta y tomillo, así como la canela, menta, vainilla, jengibre y nuez moscada.

Por tanto, según Fernández, hay que evitar la alimentación basada en productos procesados ricos en azúcares, grasas saturadas, omega 6 y trans, y pobre en vegetales y frutas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus