•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre los 30 y 50 años, la mayoría de las personas suelen padecer de un dolor en la parte inferior de la espalda producido por  un nervio llamado ciático. “Este nervio se sitúa desde la espalda baja hasta la parte posterior de cada pierna. Cuando algo daña o ejerce presión sobre el nervio ciático, como respuesta puede aparecer un dolor en la espalda baja que se extiende hasta la cadera, los glúteos y las piernas”, refiere Martha Gutiérrez, fisioterapeuta. En opinión de la experta, hasta el 90% de las personas consiguen recuperarse de la ciática sin la necesidad de cirugía.

Causas

Este nervio es el más grande del cuerpo y está compuesto por raíces individuales que surgen de varias partes de la columna vertebral para luego juntarse y formar el “nervio ciático”. La  causa más común de molestias en el nervio ciático puede deberse una hernia de disco. Para una idea más clara, los discos actúan como amortiguadores entre las vértebras de la columna  y estos discos se debilitan con la edad y se vuelven más vulnerables a las lesiones. A veces, el centro gelatinoso de un disco es empujado a través de su revestimiento externo y ejerce presión sobre las raíces del nervio ciático, explica la fisioterapeuta.

También existen otros factores probables que producen ciática, como: la estenosis espinal, los tumores espinales, el síndrome piriforme, sacroíleitis, infecciones o lesiones, y artritis degenerativa de la columna vertebral. De igual forma, Gutiérrez señala que las mujeres pueden ser más propensas a desarrollar este problema durante el embarazo, debido a la presión sobre el nervio ciático del útero en desarrollo. 

Lea: Doctor Gerardo Alí Reyes, estudioso del sistema nervioso

El dolor suele afectar únicamente a una pierna y puede empeorar cuando nos sentamos, tosemos o estornudamos. La pierna también puede sentir cosquilleo, debilidad o entumecimiento, estos síntomas de la ciática tienden a aparecer de repente y pueden durar varios días o semanas; su intensidad también es variable pasando de moderados a agudos.

Para prevenir

“Ante cualquier enfermedad, lo mejor es prevenir, tomando en cuenta que si ya se ha padecido ciática alguna vez, existe la posibilidad de volver a sufrirla”, afirma Gutiérrez. Por eso, hay medidas que usted puede tomar en cuenta para reducir el riesgo de padecer ciática regularmente, como: hacer ejercicios, mantener una buena postura, si hay que levantar objetos pesados, lo mejor es doblar las rodillas, y mantener un reposo relativo del cuerpo, como el descanso de las ocho horas de sueño.

Si se tiene dolor, la fisioterapeuta aconseja aplicar frío en la zona lumbar o nalga afectada durante los dos primeros días de dolor. Así se reducirá la inflamación que acompaña a la compresión del nervio. El frío deberá ser aplicado por espacio de 10 a 15 minutos y siempre indirectamente, cubriendo para ello los hielos con paños. Después, se deberá aplicar calor los días siguientes con una bolsa de agua caliente, tomando en cuenta que no se deben superar los 20 minutos de aplicación. Esto calma el dolor y es más efectivo cuando el dolor se acompaña de contracturas musculares. “También los masajes en la zona lumbar son muy beneficiosos y tienen el mismo efecto que la aplicación de calor, es recomendable que los realicen personas capacitadas”, puntualiza la experta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus