•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando hablamos de infarto, se hace referencia a la obstrucción de los tejidos que forman un órgano, o una parte de él, debido a la interrupción del riego sanguíneo de la arteria o las arterias correspondientes; conduce a la muerte o necrosis de los tejidos.

Pueden darse infartos en el corazón, en el cerebro, en el riñón y en el intestino. En el caso del infarto al miocardio, el doctor Guillermo Pérez Orozco, especialista en medicina interna y cardiología, de manera sencilla indicó que es la muerte de una parte del músculo cardíaco debido a la obstrucción de una arteria que irriga o que le aporta sangre al corazón para mantenerlo vivo.

De interés: Crean aplicación para detectar los infartos

El doctor Pérez Orozco habló sobre qué puede provocarnos un infarto, cómo podemos prevenirlo y sobre todo cómo cuidarse en estos días calurosos.

¿Qué factores predisponen a tener un infarto?

Existen muchos factores, podríamos clasificarlos en factores que nosotros no podemos modificar y otros susceptibles a modificación.

"Los varones somos más susceptibles a sufrir infarto cardíaco, que las mujeres; pero cuando las mujeres entran a la menopausia esta diferencia se termina". Guillermo Pérez Orozco, CARDIÓLOGO.

Entre los factores que no podemos modificar están la edad, a mayor edad tenemos más probabilidades de infartarnos, el sexo, los varones somos más susceptibles a sufrir infarto cardíaco, que las mujeres; pero cuando las mujeres entran a la menopausia esta diferencia se termina, pues ya tienen los niveles de estrógenos bajos que son los que la protegían del infarto y otro factor no modificable es la herencia, es un importante marcador de riesgo las muertes por infarto a temprana edad de nuestros padres o parientes cercanos.

Lea: El peligro de usar la bata médica fuera del hospital​Guillermo Pérez Orozco,

Entre los factores prevenibles importantes se pueden destacar la diabetes mellitus o el azúcar alta en la sangre, la hipertensión arterial, la obesidad, el perfil lipídico o alteraciones de los colesteroles en la sangre, el tabaquismo, el sedentarismo o la falta de ejercicio físico, el estrés de la vida cotidiana sobre todo ahora en Nicaragua que hasta pasear en carro es un riesgo por el estrés de la alta cantidad de accidentes que se producen a diario.

Lea además: Enfermedades cardiovasculares atacan a más jóvenes

¿Cuáles son los signos que indican que sufrimos un infarto?

 El síntoma típico cardinal es el dolor en el pecho, un dolor intenso que se irradia o se esparce a los brazos, ya sea el izquierdo, más común, o el brazo derecho, al cuello, a la espalda o el dolor ubicado en el epigastrio que es conocido popularmente como la boca del estómago, estas pueden ser manifestaciones de un infarto cardíaco. Otras expresiones pueden ser mareos, desmayo, debilidad extrema, baja de presión, arritmias.

¿Es verdad que provocar tos cuando se está sufriendo un infarto puede salvar la vida?

Absolutamente no. Lo que puede salvar la vida es llamar de emergencia a la ambulancia para trasladar al paciente a un centro especializado y además de que en la ambulancia los paramédicos cuenten con preparación adecuada para aplicar los primeros auxilios, en estos casos que incluyan los procedimientos de Reanimación Cardiopulmonar, como la que vemos en las series de TV o en el cine donde se hace con 1, 2 o 3 personas para garantizar presión arterial y oxígeno a través de masaje cardíaco y de respiración asistida.

Otro elemento clave para salvar vida es la utilización de un desfibrilador cardíaco, o sea un aparato para neutralizar las arritmias o las alteraciones del ritmo del corazón infartado, que son las principales causas de muerte inmediata posterior al infarto.

En relación a la tos esto se ha popularizado en internet a través de las redes sociales, pero no tiene ningún asidero científico. Algunos la ubican como una especie de masaje cardíaco, pues a través de estudios con contraste radiológico se ha observado que cuando tosemos, se mueve la sangre, así que suponen que la presión en los pulmones hace que sus vasos drenen en la parte izquierda del corazón y que la sangre fluya a través de las válvulas y  deducen que la tos mantiene presión arterial, pero esto sería un fenómeno transitorio y no garantiza un auténtico flujo de sangre en los infartos. Además el problema es que en el infarto las principales complicaciones son las arritmias y la tos no tiene ningún efecto benéfico sobre ellas.

¿Por qué  algunos infartos matan  y otros no?

Esto depende de la arteria que se haya obstruido, hay arterias coronarias, la izquierda y la derecha. La principal es la izquierda, que tiene 2 ramas importantes y ellas irrigan la mayor parte del corazón, obviamente un infarto en este territorio es muy grave, peor aún si se ubica a nivel del nacimiento de esta arteria, lo que se conoce como el Tronco Coronario, un infarto que obstruya el tronco prácticamente es mortal.

Los infartos que no matan son aquellos que afectan arterias pequeñas o bien infartos con arterias que no están obstruidas totalmente y que pueden seguir supliendo sangre parcialmente al área afectada y además con un tratamiento médico adecuado.

¿Cómo es la vida después de un infarto?

Bueno, eso depende del tipo de Infarto, del tratamiento administrado y las complicaciones que haya presentado el paciente.

Por lo general, infartos pequeños tienen un buen pronóstico y su ritmo de vida casi no se va a ver afectado. Asimismo, infartos grandes, pero atendidos a tiempo y con personal altamente calificado, es decir capaz de aplicar el tratamiento médico y/o invasivo para tratar de abrir la arteria obstruida en el menor tiempo posible garantizan una evolución satisfactoria.

Ahora bien, si el tratamiento se demora en un infarto grande o no se atienden bien los infartos pequeños, la calidad de vida se puede ver afectada porque la evolución natural del infarto cardíaco es a una insuficiencia cardíaca y a una calidad de vida disminuida.

¿Qué cuidados debe tener un paciente posinfarto?

En primer lugar debe seguir las recomendaciones de su cardiólogo tratante en relación a las medicinas y su cumplimiento estricto, segundo, debe luchar contra todos los factores de riesgo que tenga para tratar de evitar un segundo evento y además cambiar a un estilo de vida saludable que incluya alimentación sana y ejercicio.

¿Hombres y mujeres tienen los mismos síntomas?

Generalmente sí. Sin embargo, las mujeres tienen más probabilidades de presentar síntomas atípicos como expresión del infarto, especialmente dificultad para respirar, náuseas o vómitos, y las molestias en el epigastrio la espalda o en la mandíbula».

Por estas razones los infartos en las mujeres pueden adquirir rasgos especiales. Ya que por sus síntomas, muchas veces atípicos se retarda el diagnóstico en detrimento de un tratamiento óptimo lo que empeora pronóstico en las mujeres con infarto.

¿Hay infartos asintomáticos?

 Sí. Hay grupos de personas que se comportan de forma diferente en relación al cuadro típico que es el dolor. Estos grupos lo componen los diabéticos, los ancianos y las mujeres. Estas poblaciones muchas veces tienen problemas con la sensibilidad al dolor por lo tanto no aquejan dolor, pero sí equivalentes dolorosos como náuseas, sensación de ahogo, mareos, desmayos o frialdad.

Algunas veces estos infartos asintomáticos se detectan mucho tiempo después a través de estudios cardiológicos y se denominan infartos silentes, ya que no se les puede identificar la fecha exacta del evento.

¿En qué ayudan los desfibriladores, tanto internos como externos?

Bien, los desfibriladores son dispositivos para tratar un tipo de arritmia grave que sufre el corazón y que se denomina fibrilación ventricular.

La fibrilación ventricular es una complicación temprana y muy temida en el Infarto Cardíaco, pues si no se trata es causa temprana de muerte antes que llegue el paciente al hospital. Por lo tanto en el mundo Moderno en los lugares de concentración se han ubicado desfibriladores externos en las paredes de estos edificios para que un paciente que sufra un infarto y se desmaye por una fibrilación ventricular debe ser tratado con descargas eléctricas emanadas por uno de estos equipos y se ha demostrado que salvan vidas cuando son bien utilizados.

Los desfibriladores internos son dispositivos que se colocan o implantan dentro del corazón de personas con probabilidades de sufrir fibrilación ventricular. En este caso estos dispositivos inteligentes cuando el paciente presenta la arritmia cardíaca el dispositivo identifica la arritmia y dispara una carga eléctrica al paciente para resolver el problema. Son dispositivos altamente valiosos en casos de pacientes que han sufrido infartos complicados y en pacientes portadores de arritmias malignas, miocardiopatía hipertrófica, síndrome de brugada, displasia arritmogénica del ventrículo derecho entre otras patologías cardíacas.

¿Qué aconseja en esta temporada de calor para evitar infartos?

En primer lugar los cardiópatas y pacientes crónicos, hipertensos, diabéticos, pacientes con infartos previos deben cumplir estrictamente las medicaciones de sus especialistas tratantes.

Deben evitar la exposición al sol sobre todo en horas de mayor temperatura, evitar la deshidratación y las comidas cargadas de sal como los enlatados, y las galletas o alimentos salados. Todo esto puede conllevar a descompensaciones cardíacas y el paciente crónico es muy susceptible a ellas.

Se debe procurar una alimentación más saludable, limitar las comidas grasosas y adicionar en la dieta más agua, más frutas y vegetales.

Ubicarse en ambientes más aireados, sombreados o con aire acondicionado y evitar realizar ejercicio físico en temperaturas extremas.

Las recomendaciones anteriores son válidas para todas las personas, pero obviamente las oleadas de calor tienen sus poblaciones más vulnerables en los pacientes crónicos, ancianos y niños, sin olvidar a la mujer gestante y a los obesos.