•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No por nada los médicos siempre están insistiendo en que la falta de ejercicio, una mala alimentación, la ingesta de fármacos o el estrés, son factores que perturban el bienestar de nuestro organismo y es que tales condiciones son desencadenantes de lo que conocemos como colon irritable, la cual es una enfermedad intestinal que provoca dolores abdominales y cambios en el tránsito intestinal, alternando periodos de estreñimiento con descomposición o diarrea, según explica Lilliam Pérez, experta en masajes terapéuticos y consejera en alimentación y cocina saludable.

En esta edición, la experta nos guiará sobre cómo tratar el problema de estreñimiento con masajes abdominales, como una alternativa de medicina natural que está al alcance de todos. Para Pérez, las personas que padecen de estreñimiento son el público número uno para este tipo de masajes; pues resultan ser una de las técnicas más efectivas no solo para aliviar esta enfermedad, sino también para fortalecer los músculos del tracto intestinal que logran que la materia fecal pueda ser expulsada con facilidad. El masaje abdominal se concentra en el estómago, en los intestinos y en todos los músculos que rodean a dichos órganos.

Si el aparato digestivo no puede eliminar por completo la materia fecal acumulada, con el tiempo, es posible que las toxinas se filtren en la sangre y por ende se desarrollen diversos padecimientos como dolor de espalda, hinchazón abdominal, obstrucción intestinal, fatiga y  hasta problemas en la piel. Contra todos estos pronósticos, Pérez indica que el masaje abdominal tiene por objetivo principal ayudar a mejorar la digestión haciendo un recorrido con las manos por el tránsito intestinal.

La técnica

Pérez explica que para hacerlo tenemos que tumbarnos sobre una cama o camilla, nos ponemos cómodos, y apoyamos la nuca en una almohada. Colocamos una mano sobre la otra, haciendo uso de un aceite natural (puede ser de coco), iniciamos el masaje en la parte inferior derecha cerca de nuestro apéndice. Se comienza con pequeños círculos o movimientos cortos y en dirección ascendente, es decir se mueve hacia arriba, hacia la caja torácica. Esta es la dirección de nuestra materia fecal según se desplaza por el colon. Pérez dice que se puede aplicar cierta presión al hacer el masaje.

Posteriormente, para el masaje en el colon transverso y descendente, una vez que se ha llegado a la caja torácica o un poquito más abajo, hay que dirigirse hacia la izquierda hasta el punto exterior de la caja torácica izquierda (colon transverso), y después movernos hacia abajo, en sentido hacia la ingle.

Realizarnos este masaje nos puede tomar de tres a cinco minutos y después de haberlo hecho, en general podremos sentirnos bien.

Importante es saber que al iniciar el masaje circular cerca de nuestro apéndice, fortalece también la válvula ileocecal. Esta válvula es la puerta de enlace entre el intestino delgado y el colon; y tener una válvula ileocecal fuerte hará que la materia fecal del  colon no se mueva hacia atrás, hacia el intestino delgado.

Entre otros beneficios, la terapeuta agrega que un masaje abdominal mejora la circulación sanguínea en esta zona del cuerpo al aportarle una mayor cantidad de oxígeno y poniendo en movimiento la sangre que circula por las venas, también estimula los órganos internos como la vesícula biliar y el hígado, de manera que mejora las funciones de todos estos órganos.

Más profesional

Si pensás tratarte en algún centro especializado en este tipo de masajes, lo ideal es empezar por la espalda, porque así el abdomen estará más relajado. Este tipo de masaje se trabaja con unas manipulaciones muy concretas y siguiendo el orden del colon, ascendente, transverso y descendente. La dirección es de derecha a izquierda. Pérez señala que hay que tener presente que para realizar este masaje, la persona tiene que estar con la vejiga vacía y hacerse fuera de la digestión (tres horas después de haber comido). La frecuencia de masaje va a depender de cada caso en particular, la experta aconseja a los pacientes realizarse uno por semana hasta que el paciente progrese con su evacuación.

Importante

Añadido a los masajes, el consumo de agua es importante, las personas deben tomar 5 ml de agua por cada kilogramo de peso del cuerpo, para ello debemos hacer esta relación: multiplicar mi peso por 35 ml en kilogramo. Una persona mayor promedio tiene que tomar dos litros y medio de agua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus