Paula Andrea Arce de Chamorro
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los sándwich, paninnis o emparedados, como los quieran llamar, son platillos  que han aumentado su popularidad por ser  fáciles de hacer, comer  y por lo rico que son por la combinación de  ingredientes.
En algunos casos son considerados comida chatarra y en otros causantes de sobrepeso. La realidad es que pueden ser sanos o no, engordar o no dependiendo de los ingredientes con los que se preparen.
Revisá estos consejos para disfrutar de los sándwich sin afectar la salud, ingiriendo nutrientes saludables y ahorrando calorías para evitar variaciones con el peso.

1 COMPRAR EL PAN ADECUADO:

El pan es el ingrediente infaltable de los sándwich, por esto es importante buscar los que tengan menos calorías como por ejemplo el pan de agua, pita o baguette que tienen poca grasa y recordar que lo que es integral y tiene gran cantidad de fibra, linaza, semillas, chía o afrecho (generalmente los que son artesanales y se sienten más pesados) facilitan que nos sintamos más satisfechos y nuestro cuerpo los quema más rápido sin acumularlos como grasa.

2 VIGILAR LOS INGREDIENTES:

Recomiendo que los sándwich tengan una buena cantidad de proteína magra como: jamones de pavo, cerdo magro o pollo, queso, atún, pollo, lascas de alguna carne magra  o incluso huevo. Estas proteínas darán más saciedad. Por otro lado incluir vegetales de distintos tipos como lechuga, tomate, aceitunas, hongos, pepino, lascas de zanahoria, hongos dan volumen y aportan fibra sin elevar de forma importante las calorías. Si un sándwich tiene poca proteína y poca fibra dará menos saciedad y se comerá entonces más volumen o más pan. La proteína y la fibra son fundamentales.

3 USAR LAS SALSAS MÁS SANAS:

Para dar más sabor a los sándwich se incluye en su  preparación una variedad de salsas y aderezos, los que deben ser manejados con moderación para evitar que aumenten las calorías de la preparación. La mostaza aporta pocas calorías (1 o 2 calorías por cucharada), la salsa de tomate (12 a 15 calorías por cucharada),  sin embargo, la mayonesa, mantequilla, aceite de oliva  y salsas cremosas  aportan entre 100 a 120 calorías por cucharada.

4 COMER A LA HORA IDEAL:

Los sándwich pueden consumirse en el desayuno, almuerzo o cena, lo ideal es que respeten la proporción y cantidad de nutrientes necesarios para ser sanos, aconsejo que si se quieren bajar unas libritas su consumo sea más en horas de la mañana o almuerzo para que las calorías del pan puedan quemarse con más facilidad. De forma ocasional podrían ser la opción de la cena vigilando siempre que tengan buena cantidad de fibra, proteína y salsas livianas.

Es importante recordar que los sándwich no son buenos o malos , lo importante es la combinación de elementos  y la proporción de los mismos que utilicemos para prepararlos. Acepta el reto de disfrutarlos de forma saludable.