•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La higiene bucal forma parte del cuido a nuestra salud, pero la mayoría desconoce que muchas técnicas que utilizamos para tener nuestra dentadura y cavidad bucal sanas nos lleva a un proceso de deterioro.

“Muchos solo se olorocean la boca con la pasta dental”, expresó el doctor Xavier Fonseca, representante de Colgate Palmolive durante una charla educativa a estudiantes sobre higiene bucal.

“Esto es porque no utilizamos una técnica correcta y adecuada de cepillado dental, haciendo un barrido horizontal en vez de hacerlo de manera vertical, de arriba hacia abajo las piezas de arriba, y de abajo hacia arriba las de abajo, por citar un ejemplo”, dijo.

Pero más allá de cepillarse la dentadura de forma rápida, inadecuada y con poca frecuencia muchos solo lo hacen cuando salen de casa, y la alarma entre la comunidad odontológica de Nicaragua es a veces el desuso de herramientas complementarias al cepillado para su correcta higiene bucal.

El doctor Fernando Díaz, cirujano odontólogo de la Clínica Odontológica Villa Flor, comenta que muchas personas utilizan materiales auxiliares de higiene “improvisados” que, en vez de contribuir a la limpieza dental, causan un daño extra.

“Por ejemplo usar hilo de coser como hilo dental. Al ser de seda, el hilo de coser tiene un trenzado áspero que al rozar la encía le causa daño, incluso muchos se hieren por la presión que ejercen”, refiere.

Otra “herramienta” es el uso de objetos para eliminar los alimentos impactados entre los dientes “y recurren a palillos de fósforos, astillas de paletas de helado, espinas y hasta grapas”, lo que les causa dolor, daños gingivales, sangrado, inflamación y enrojecimiento.

Junto a la mala técnica de cepillado y de uso de “herramientas8 para el aseo bucal, otro factor que causa un severo daño en tu dentadura es el mal hábito de fumar. “Fumar cigarrillos es uno de los malos hábitos que causan más daño a los tejidos gingivales, así como tejidos duros dentales que van desde presentar sarro en las piezas dentales hasta provocar enfermedades periodontales”, asevera el doctor Díaz.

Las enfermedades periodontales, apunta la doctora Lisalejandra Duarte, odontóloga de la clínica especializada Dental Cosmetic, en Lomas del Valle, Managua, son producto de una mala higiene bucal y son causadas por las placas bacterianas que generamos en nuestra cavidad oral.

El ser humano es productor natural de placas y tenemos varias condiciones que nos permiten y ayudan a eso: la saliva, los espacios interdentales que son proclives a la acumulación de placas y por ende el paciente muchas veces ya sea por falta de educación o porque no tiene la capacidad económica de adquirir un cepillo no tiene una buena higiene, con ello vienen consecuencias como la acumulación de placas que puede producir enfermedades periodontales, refiere la doctora Duarte.

La placa bacteriana empieza simplemente como cúmulos que se van depositando sobre las superficies dentales a nivel de los cuellos. “Cuando un paciente no tiene una buena higiene por las razones que sean, estas acumulaciones se van haciendo cada vez más grandes hasta formar lo que llamamos sarro. La placa bacteriana que está en constante depósito y el sarro, que son los enemigos número uno del soporte de las piezas dentales, constituido por las encías”, dando paso a una enfermedad periodontal que se presenta desde la más leve hasta la más severa.

“Las más leves se caracterizan por una inflamación del tejido a nivel de las encías porque están batallando con defensas del organismo, entonces tiene otro color, se pone tumefacta, inflamada, al cepillarse sangra; cuando el estadio avanza de moderada a severa estamos hablando de una periodontitis”, explica la doctora Duarte.

“La periodontitis es la destrucción del hueso y de la encía, por ende, de la pieza dental afectada”, añade la especialista, quien además comenta que es una enfermedad que no duele, no molesta, no avisa, por lo tanto la gente la pasa inadvertida.

¿Qué hacer?

Lo más recomendable, coinciden los especialistas, es hacerse una valoración con un odontólogo de cómo está su estado de salud bucal. Y como dijimos anteriormente que la mayoría no aplica una buena técnica de cepillado dental, lo recomendable es la limpieza dental con un odontólogo cada seis meses como mínimo.

La limpieza dental consiste en la remoción del sarro y placa mineralizada que se encuentran adheridas firmemente a las superficies dentales, sobre todo en zonas de difícil remoción con el cepillado, que de no ser eliminadas con el paso del tiempo van produciendo un mayor asentamiento de bacterias, causando lo antes señalado.

Esta debe llevarse a cabo en la clínica odontológica por un cirujano dentista, ya sea con instrumental manual o ultrasónico, que logra remover tanto el sarro como el cálculo dental y con esto garantizar una estabilidad de la salud gingival (encías), asevera la doctora Duarte, quien aplica la limpieza dental con instrumental ultrasónico.

Luego de la limpieza dental recomendada, aprender a utilizar una buena técnica adecuada del cepillado dental, uso de enjuagues que no contengan alcohol y utilizar materiales auxiliares recomendados por los médicos como hilos dentales y cepillos de cerdas suaves porque “cepillarse fuertemente no significa limpieza efectiva de la dentadura, y menos con cepillos de cerdas duras”, refiere el doctor Díaz. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus