•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ponerse en movimiento podría ser la clave para vivir los periodos menstruales con menos molestias. Y es que el entrenador personal Miguel Gutiérrez, experto en artes marciales y yoga, indica que los deportes siempre ayudan a las mujeres en esos días, porque producen endorfinas y vasodilatación, que hacen que ellas  se sientan mejor. Además, señala que el dolor que sienten también tiene un componente psicológico, por lo que lo ideal es tener la mente ocupada en otra cosa, para que así duela menos.

El experto recomienda no dejar de entrenar, lo único es que en esos días, los ejercicios deben ser de baja intensidad, porque hay que comprender que el cuerpo está más débil y hay que tener consideraciones con él. El yoga, sostiene, es una actividad un poco más suave, ayuda a relajar el cuerpo y despeja la mente; por eso te compartimos cuatro ejercicios que vendrían bien para cuando se tiene el periodo menstrual.

Postura del niño

Esta postura alivia la espalda, esa zona donde están los riñones a la altura de la cintura. En el suelo, con las rodillas flexionadas hacia el piso, la frente y el torso tocan el suelo. Los brazos pueden ir estirados hacia adelante o hacia atrás, a los costados del cuerpo. Hay que mantener de dos a cuatro minutos.

Janu Sirsasana

Para aliviar la rigidez de las caderas, sentada en el suelo, con la planta del pie apoyada contra el muslo interno de la otra pierna, flexioná la columna hacia adelante intentando alargar la columna desde la zona baja de la espalda. Hay que mantener por 5 a 10 respiraciones por lado.

Pavanamuktasana

Es muy beneficiosa para la zona lumbar, favorece la circulación sanguínea hacia la cabeza y las piernas. También estimula la zona pelviana y abdominal. Realizarla es muy sencillo, con la espalda apoyada en el suelo, juntá las rodillas y llevalas hacia el pecho. Abrazalas, quedando como un huevito. Mantené de 5 a 10 respiraciones.

Héroe reclinado

Exige bastante flexibilidad en las piernas, pero se puede realizar una variación apoyando la espalda en una almohada (desde la zona lumbar hacia el cuello). Hay que recostarse hacia atrás con las rodillas flexionadas (el empeine en el piso) y los talones hacia la parte de atrás de los muslos. Lo ideal es mantener de 5 a 10 respiraciones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus