•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para la mayor parte de las mujeres, es un quebradero de cabeza el hecho de acumular más grasa en el área de las caderas. Se nos olvida que por ser del género femenino y tener estrógenos (las hormonas femeninas) este es el lugar preferido para acumularse.

Nuestro cuerpo tiene varios compartimientos: el óseo, formado por el conjunto de huesos; el de masa magra, formado por los músculos; el de grasa, que es el tejido adiposo; el líquido, que es el agua que almacenamos, y los órganos o vísceras. Todos y cada uno de estos tiene una función vital, a mi parecer nuestro cuerpo funciona de una manera maravillosa y perfecta, e integra todos estos compartimientos para realizar sus múltiples tareas.

La grasa en nuestro cuerpo es indispensable, aunque para muchas personas  se ha vuelto casi como el “satanás” y muchos (as) quieren disminuir su porcentaje de grasa al mínimo, incrementando su masa magra o músculos al máximo.

Debemos recordar que las mujeres necesitamos grasa para sintetizar hormonas y que hay funciones como la fertilidad, el mantenimiento del embarazo o la producción de leche que requieren de este depósito grasoso para formar ciertas sustancias. 

Hablando de grasa cabe el famoso refrán “ni mucho que queme al santo (no debe haber exceso de grasa, pues habría obesidad y sobrepeso)… ni tan poco que no lo alumbre (poca cantidad de grasa cursa a veces con estados de desnutrición, ausencia de regla, dificultad para la ovulación, poca producción láctea)”.

Las mujeres por cuestión hormonal depositamos grasa a nivel de las caderas, es un depósito TIPO PERA; los hombres por el contrario tienen mayor tendencia a acumular grasa a nivel abdominal, este es un depósito TIPO MANZANA. Sin embargo, encontramos que a veces algunas mujeres pueden acumular grasa a nivel abdominal, de hecho esto ocurre luego de la época de la menopausia, cuando se disminuyen los estrógenos y se pierde la cintura, comenzando a haber más grasa en la región central del cuerpo.

El depósito de grasa abdominal (tipo manzana) da más riesgo de  hipertensión, alteraciones en el metabolismo del azúcar, elevación de los triglicéridos y colesterol, es decir, predispone a los problemas cardiovasculares. Esta es la razón por la cual las mujeres antes de la menopausia  estamos  protegidas de desarrollar este tipo de enfermedades gracias al depósito de las caderas de la grasa, aunque luego de la menopausia el riesgo de infartos al corazón es mayor.

Lo importante es saber que nuestras caderas son parte de nuestra feminidad y hay una tendencia natural de acumular grasa en este lugar para poder desarrollar funciones vitales. La alimentación balanceada y la actividad física adecuada ayudarán a que el depósito de grasa sea el saludable y no haya exceso de grasa. Si quieres disminuir un poco el volumen de esta zona, busca el ejercicio adecuado y dirigido a este sector para sentirte más cómoda.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus