•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace un año, don Justo Germán Montenegro, después de haber sobrevivido a cinco infartos, a los 95 años de edad fue operado para insertarle un marcapaso.  
Sus familiares, cuando los médicos les hablaron del procedimiento, creyeron que por su avanzada edad no iba a soportarlo, pero  no había otra alternativa. Sin embargo, a los cinco días ya estaba respondiendo bien y poco a poco le fueron suspendiendo los cuatro tratamientos para el corazón y finalmente quedó con uno solo.

Después de esa cirugía la vida le cambió completamente. El corazón no le ha dado problemas y ahora se siente más seguro de que puede llegar a los 100 años.

Justo López Fernández, cardiólogo-electrofisiólogo, explica que un marcapaso es “un aparato que  genera o produce energía eléctrica en  forma similar al marcapaso natural de nuestro corazón que envía estímulos eléctricos, tomando el relevo cuando el sistema eléctrico del corazón falla o se bloquea en algún nivel, lo cual permite que el corazón siga haciendo su función”.

La tendencia es a creer que el marcapaso es para toda la vida, pero el doctor López Fernández aclara que existen marcapasos temporales que se utilizan en medio intrahospitalario o en situaciones agudas como el infarto del miocardio complicado con alteraciones del sistema eléctrico. También se colocan para mientras se pone el marcapaso definitivo; estos se retiran en unos días o unas semanas. 

“El marcapaso definitivo o permanente si es para toda la vida mientras persisten las alteraciones del sistema eléctrico por las que se indicó ponerlo, las  cuales en la mayor parte del tiempo son permanentes”, aclara.

En esta entrevista, el doctor habla sobre el procedimiento que hasta ahora había sido realizado por cirujanos cardiovasculares y cardiólogos hemodinamistas, pero que ha pasado a terreno de la electrofisiología cardiaca, o de los cardiólogos electrofisiólogos.

¿Qué problemas llevan a la colocación del marcapaso?

En general son los problemas de conducción del sistema eléctrico del corazón, principalmente en el marcapaso natural llamado nodo sinusal,  donde se cae la frecuencia cardiaca a menos de 50 latidos por minuto (bradicardia sinusal), se dan las pausas sinusales (paro sinusal), las cuales son mayores de 2500 ms, o el llamado síndrome taquicardia-bradicardia, donde se dan frecuencias muy rápidas superiores a 120 latidos por minutos, con disminución rápida y repentina  a menos de 50 latidos por minuto. También las fallas  a nivel del marcapaso de relevo, llamado nodo auriuloventricular, en forma de bloqueos de diferentes grados, sobre todo de segundo y tercer grado donde la frecuencia cardiaca cae hasta debajo de 40 latidos por minuto.  Estos problemas son detectados en el electrocardiograma y en el monitoreo Holter de arritmias, asociándose con los síntomas presentados por el paciente: mareos, visión alterada, sensación de desvanecimento, dificultad para respirar, sobre todo al esfuerzo, y desmayos.

¿Es complicada la implantación de marcapaso?

La colocación o implante dura aproximadamente 45-60 minutos, las dificultades principales son el acceso a las venas antes mencionadas que varía en cada paciente su forma y disposición. En el caso de la realización de punción, existe el riesgo de rasgar la pleura del pulmón y al colocar los cables en las cavidades puede darse la perforación de la pared del ventrículo o la aurícula, provocándose un derrame pericardico, son complicaciones raras pero posibles  y se pueden hacerle frente en un hospital bien conformado. Las complicaciones de sangrado e infecciosas pueden existir, como toda cirugía, pero siempre se toman precauciones.

¿Cuántos años dura un marcapaso?

El generador que contiene la batería debe ser cambiado cuando esta llega a su fin  y se va a gastar en función de su uso. La duración aproximada en pacientes que lo usan mucho es de ocho a diez años, y de 5 a 6 años para los marcapasos desfibriladores y marcapasos resincronizadores.

Cuando se realiza el cambio de generador el procedimiento es más sencillo, siempre y cuando los cables estén en buen estado y no se hayan desplazado.

¿Cómo ha sido la evolución de los marcapasos?

En el pasado, eran de mayor tamaño y por tanto más incómodos para la colocación, no tenían mayores funciones, ahora son de tamaño más pequeño, más cómodos para la colocación y traen una serie de funciones adicionales, las cuales pueden programarse para optimizar su uso según la indicación, la cardiopatía de fondo  y el estado general del paciente. Es muy importante el seguimiento por personal bien entrenado que domine la optimización de los mismos en el manejo del padecimiento de los pacientes, como somos los cardiólogos electrofisiólogos. Ahora ya se están implantando también los marcapasos desfibriladores  subcutáneos y los marcapasos sin cables de menor tamaño. Así que la evolución tecnológica no se detiene y avanza rápidamente.

¿Existen varios tipos de marcapasos?

Existen diferentes marcas y modelos con funciones en más o en menos según el modelo  y deben ser escogidos en función de la indicación del marcapaso, de la cardiopatía asociada, el estado general del paciente y las posibilidades económicas. Si la indicación es una taquicardia o fibrilación ventricular que amenaza la vida del paciente, debe proponerse un marcapaso desfibrilador. Hay que aclarar que existen tres tipos de marcapasos en función de las cámaras estimuladas: Unicameral, se estimula una sola cámara con un solo cable; bicameral, se estimula dos cámaras con dos cables distintos; y tricameral, que estimula tres cavidades con tres cables distintos.

¿Qué cuidados debe tener un paciente con marcapaso?

Se recomienda no entrar en contacto con campos electromagnéticos grandes como los detectores metálicos circulares en aeropuertos y bancos, por el riesgo de perder la programación que puede ser de alto riesgo para un paciente que depende totalmente del marcapaso. También ejecutar exámenes de imágenes como la resonancia magnética está contraindicado en los aparatos de vieja generación. Actualmente ya se están poniendo, desde  hace tres a cuatro años, generador y cables compatibles con la resonancia magnética. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus