•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Esta es una frase que me ha llamado mucho la atención pues desde el “boom” de los últimos años con la tendencia a la vida fit, sana, a la comida saludable, le hemos dado a los alimentos un significado diferente y se ha vendido más la idea de la necesidad de adoptar una forma sana de comer.

Realmente el comer es algo que  desde muy pequeños aprendemos , con el primer llanto ya tenemos a nuestras madres o cuidadoras con la leche materna o leche en pacha para calmar todas nuestras angustias. Desde ese entonces se asocia la comida a la sensación de bienestar. Más adelante el compartir en la familia, los diferentes sabores y vivencias al lado de los alimentos van llenando de información nuestro cerebro con texturas, sabores, combinaciones y distintas sensaciones y sentimientos , unos agradables y otros que pudieran ser negativos . Estos últimos se generan al recibir amenazas por no querer comer , o cuando los tiempos de comida eran una batalla campal o tal vez cuando recibíamos comentarios desagradables con respecto a nuestra figura y al peso.

¿Es posible que no te hayas puesto a pensar en cómo está formado tu cuerpo? … Ya estamos claros de que son órganos, estructuras y sistemas, pero si vamos a lo micro… encontramos que todo se forma de células que son la menor unidad viva y que a su vez estas son una estructura que necesita de distintas materias primas para constituirse y funcionar. Esta materia prima se obtiene en su mayoría de los alimentos, pero también hay muchos otros productos que el mismo cuerpo los sintetiza, nuestro organismo es una industria perfecta.

Por otro lado, desde tercer grado nos enseñan que el sistema digestivo es para digerir los alimentos, pero no pensamos en que ese sistema también funciona como un escáner que revisa cada uno de los alimentos que ingerimos y las partículas que los constituyen desencadenando señales a todo nivel, en el sistema inmune, en el neurológico, en el sistema cardiaco, en todo…. Además que al procesar los alimentos y hacerlos pequeñísimos estos pasarán a la sangre y desde ahí se dirigirán al hígado y luego a donde sea necesario suplir alguna necesidad. A la médula para producir las células sanguíneas y hemoglobina, a los huesos a depositar el calcio, a las neuronas para dar energía, a los músculos para darles la energía que requieren para funcionar. Es decir para formar parte de cada una de nuestras células, órganos y sistemas.

Si diariamente pensamos en la maravilla de estar vivos, de poder respirar , de tener la oportunidad de ingerir alimentos que serán finalmente nuestra fuente de vida y además de salud será más fácil tomar decisiones con respecto a lo que debemos ingerir .

Si quieres una vida más plena debes disfrutar  la comida de una forma saludable sin dejar a un lado la importancia de alimentar nuestra alma y nuestra mente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus