•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La falta de recursos económicos obligó a Noel Lorío a abandonar sus estudios de Ingeniería en Managua y regresar a León, donde vivía su mamá, quien le brindó todo su apoyo para ingresar a la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León),  donde obtuvo uno de los 75 cupos que ofrecía esa  alma mater.

Noel Daniel Lorío Juárez es un hombre que con disciplina, estudio y confianza en sí mismo ha logrado trascender hasta lograr cumplir todas las metas que se ha propuesto, tanto  en la vida profesional como en su entorno social y familiar.

Después de graduarse como médico general en León, realizó estudios de Medicina Interna en el Hospital Escuela Antonio Lenín Fonseca y luego viajó a España a estudiar la especialidad de Cardiología y posteriormente hizo estudios de Hemodinámica en la misma península hispánica, donde también cursó estudios de Cardiología Intervencionista, todo esto en varias etapas. En el  Lenín Fonseca laboró por más de 35 años curando el corazón de los nicaragüenses.

Por su larga trayectoria profesional, su aporte como docente y carisma, la Sociedad Latinoamericana de Cardiología Intervencionista dedicó al doctor Lorío Juárez su último congreso regional realizado en Managua entre el 29 y 30 de septiembre pasado.

¿Cómo valora el que le hayan dedicado este congreso de cardiología?

Es una distinción que se me ha hecho probablemente por muchas razones, la verdad es que cuando nosotros hacemos los trabajos y los esfuerzos no estamos pensando en reconocimientos, pero mi labor es grande en el sentido que desde que me formé traté de que mis conocimientos también alcanzaran a otros y con mucha fortuna pude trabajar como profesor para la universidad y para el hospital por más de 30 años.

¿Qué fue lo más sobresaliente de este congreso?

Lo más importante es que en este congreso se incorpora a la Sociedad Latinoamericana de Cardiología Intervencionista, que es a su vez casi una  especialidad dentro la subespecialidad de Cardiología y es probablemente la que ha aportado un mayor desarrollo para el tratamiento de las enfermedades cardíacas en los pacientes cardiópatas.

¿Cuál es la importancia de la Cardiología Intervencionista?

La Cardiología Intervencionista logró asentarse en la sociedad nicaragüense y hoy por hoy lidera el tratamiento de los pacientes con infarto agudo al miocardio y pasamos de una actitud pasiva  de los pacientes que tenían este problema a una actitud activa, que salva vidas, salva miocardio y esa es la mayor virtud que tiene esta rama de la Cardiología.

¿Se conoció algún dato estadístico sobre esta patología en Nicaragua?

Sí, todos sabemos que las enfermedades cardíacas ocupan los primeros lugares en relación a causas de morbimortalidad en Nicaragua y también en el mundo, por lo tanto es un problema de salud pública nacional el que debemos de enfrentar desde diferentes puntos de vista y entre todos los nicaragüenses, porque no es solamente labor del médico, del Gobierno, de las instituciones de salud,  sino de todos, porque también debemos educarnos en el sentido de comer mejor, practicar más deportes, hacer más ejercicio, tener más conciencia de que la salud debemos cuidarla para poder ser útiles y funcionar en nuestra sociedad para hacerla mejor.

¿Cómo valora usted la carrera de Cardiología?

Yo pienso que la carrera de Medicina, en general satisface a cualquier individuo, sea la rama que sea, yo creo  que cualquiera de las especialidades es algo que llena o que tiene lo necesario para llenar cualquier ambición, ya sea personal o colectiva, porque la carrera de Medicina te permite ser alumno toda la vida, puedes ser profesor toda la vida, puedes aprender siempre, siempre hay curiosidad, interés, siempre hay cosas nuevas y modernas,  es algo que nunca se acaba y además tiene la enorme satisfacción de poder atender a un semejante y solucionar sus problemas, 

¿Qué importancia se le debe dar a los deportes para evitar problemas de salud del corazón?

Debe ser tan importante como la alimentación, yo diría que el tratamiento de la salud se debe basar en algo así como  las tres patas de un banco, deben  ser: ejercicio, alimentación y la medicación en caso de sea un paciente cardiópata, esos tres elementos deben estar unidos para poder tener un mejor futuro desde el punto de vista cardiovascular. 

¿Tiene alguna idea de cuántos casos ha atendido?

Es difícil porque son miles, en cateterismo son más de diez mil, en atención médica son muchísimos años, yo soy médico desde los 25 años y tengo 64 actualmente, toda mi vida la he dedicado a atender y a aprender, que es una de las satisfacciones  de la Medicina, porque podemos ser alumnos toda la vida, podemos ser profesores toda la vida y podemos ayudar toda la vida.

¿Cuál es la mayor satisfacción de su vida?

Mi mayor satisfacción es el contar actualmente con la familia que tengo, esa es una de mis mayores satisfacciones, y en segundo lugar haber completado mis metas en relación a mi carrera, poder servir a los pacientes que lo requieren, esas son  fundamentalmente las mayores aspiraciones que he logrado cumplir.

En pocas palabras, ¿cómo se define usted?

Como un hombre satisfecho y siempre con ganas de aprender.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus