•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Más de 1.4 millones de personas atendidas en instituciones hospitalarias en el mundo contraen infecciones. “Entre el 5 y el 10 por ciento de los pacientes que ingresan a hospitales modernos de países desarrollados contraerán una o más infecciones. En algunos países en desarrollo, la proporción de pacientes afectados puede superar el 25 por ciento”, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El doctor Guillermo Porras, jefe médico de Medicina Interna e Infectólogo del Hospital Vivian Pellas (HVP), explicó que toda persona que entre caminando a realizarse un procedimiento mínimo ya lleva riesgo de infecciones, porque depende de otros factores como su estado inmunológico, su edad, o si ha estado expuesto a antibióticos previamente. “Este es un país donde desafortunadamente hay mucha automedicación, entonces todos esos factores van determinando el riesgo”.

En octubre del 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó una campaña mundial para disminuir las infecciones asociadas a la atención de salud en los hospitales, bajo el lema “Una atención limpia es una atención más segura”. La iniciativa forma parte de las Metas Internacionales de Seguridad del Paciente, promovidas por la OMS en conjunto con la Joint Commission International (JCI), como desafíos globales de la salud y en la cual dicha certificación solo la ha obtenido el Hospital Vivian Pellas en el país. 

“Antes se hablaba de infecciones nosocomiales, pero ahora el concepto se ha ampliado y se habla de infecciones ligadas al servicio de salud, porque se ha visto que el riesgo de infecciones no solamente es de personas que están hospitalizadas por un tiempo, sino que también se ha visto que está afectando a personas que llegan transitoriamente a realizarse un procedimiento, como una hemodiálisis y luego salen, o personas que llegan por estancias cortas de 48 horas como el caso de un cateterismo cardíaco y después se van”, enfatizó el doctor.

El galeno señaló que  es muy importante establecer  que cualquier persona que ingrese a un hospital en calidad de paciente ya lleva un riesgo inherente ante tal situación.  Por esta razón, el Hospital Vivian Pellas cuenta con un Programa de Control de Infecciones que busca minimizar ese riesgo con procesos sistemáticos, validados y basados en ciencia, “de tal forma que si detectamos cuáles son las infecciones asociadas a cuidados de la salud que queremos prevenir, implementamos unos paquetes de cuidado para disminuir los riesgos de contagios”.

Infecciones más frecuentes

Las infecciones ligadas al servicio de salud pueden presentarse en un paciente después de 72 horas de haber sido ingresado al centro asistencial; otras después de treinta días después de una cirugía y finalmente un año después de haberse colocado una prótesis. 

El doctor Porras expresó que una de las infecciones más frecuentes es la flebitis, aunque aclaró que no siempre es una infección sino  un evento adverso, porque la flebitis es el desarrollo de una irritación en el sitio donde se canaliza una vena para administrar un medicamento y eso provoca un malestar en el paciente. Para esto se crea un paquete de cuidados, por ejemplo se ha demostrado que usar sustancias combinadas de alcohol y clorhexidina al momento de canalizar disminuye los riesgos, y lo otro es usar un sistema de supervisión directa. 

El especialista nicaragüense explicó que esas infecciones, que hasta hace poco eran llamadas infecciones nosocomiales o infecciones intrahospitalarias, hoy son identificadas como Infecciones Asociadas a Cuidados de la Salud (IACS).

“En el Hospital Vivian Pellas no tapamos el sitio de la punción con un esparadrapo, lo que se utiliza es una cubierta transparente que le permite al personal de salud estar vigilando todos los días, y a cada momento si se ha producido una irritación y así detectar tempranamente cualquier complicación”, explicó el doctor Porras al referirse cómo tratar la flebitis.

Infecciones no son por ambiente

Otros lugares donde las infecciones tienen una frecuencia relativa son los sitios quirúrgicos, donde se hacen las incisiones. “Es importante dejarle claro a la población que esto no tiene que ver con los quirófanos, eso era teoría del siglo XIX pensar que las bacterias andan en el ambiente, se desprenden de las paredes y caen en la herida quirúrgica, eso no es cierto, lo que se sabe es que las infecciones del sitio quirúrgico son producto de las bacterias de nuestra piel”, aclaró el experto.

La neumonía asociada al ventilador es una de las infecciones con la tasa más alta de mortalidad reportada y es otro ejemplo de infección ligada al cuidado de la salud. En este caso los pacientes con neumonía que están en cuidados intensivos, por su condición de gravedad, necesitan que se les inserte un tubo hacia la tráquea para poder ventilarlos mecánicamente, según la OMS.

“A cualquier persona que se le introduzca un objeto extraño está en riesgo de infección, aunque sea algo para salvarle la vida y para esto hay un paquete de cuidado que cuenta con un sistema cerrado de succión y una cama que permite poner al paciente en una inclinación de 30 grados. Este es uno de los parámetros que la Joint Commission International evalúa y vigila cada vez que nos supervisa: si nuestros pacientes conectados a un ventilador tienen la inclinación adecuada en su cama, para que las secreciones del paciente no contaminen los pulmones”, dijo el jefe médico de Medicina Interna e Infectólogo del Hospital Vivian Pellas.Dr. Guillermo Porras, Jefe de Medicina Interna e Infectólogo del HVP.

Prevención con visitantes

Los visitantes son una pieza fundamental  para prevenir las IACS, ya que ellos son potenciales fuentes de contaminación, aseguró la jefa de Epidemiología del Hospital Vivian Pellas, licenciada Ericka Lawrence. Los cuidados que deben tomarse, según Lawrence, son pedir a los visitantes lavarse las manos con agua y jabón o desinfectarse con alcohol gel antes y después de tener contacto con el paciente.

El presidente fundador del International Nosocomial Infection Control Consortium (INICC), Víctor D. Rosenthal, según ha expuesto en diversos foros , indicó que la tasa mundial de infecciones hospitalarias es de cuatro por cada mil pacientes, y aunque hubo un descenso de 70 por ciento en los últimos 12 años, recalcó que aún existe un amplio margen por mejorar.

Igualmente, reconoció que la tasa de infecciones está relacionada con la cantidad de recursos, “pero no porque los pobres se infecten más, es por la cantidad de enfermeras. En un país rico hay una enfermera por cada paciente, y en un país con menos recursos va de una enfermera por cada dos u ocho pacientes en terapia intensiva”.

HVP con tasas más bajas

El Hospital Vivian Pellas tiene la tasa más baja de infecciones asociadas al cuidado de la salud en Nicaragua, porque según Porras tienen menos de 2 por cada 100 egresos, lo cual llega a ocupar  las tasas más bajas a nivel regional.

“En las Unidades de Cuidados Intensivos, donde están los pacientes más graves, más debilitados, la tasa suele ser más alta, pero eso es esperado, son pacientes muy vulnerables porque están con tubos para respirar, sondas para orinar, catéteres vasculares para administrarles medicamentos, pero aplicamos siempre estrategias para disminuir cualquier infección. Todas estas medidas hacen que tengamos un Programa de Control de Infecciones muy exitoso”, aseguró el doctor Porras.

Asimismo, el jefe médico de Medicina Interna e Infectólogo del Hospital Vivian Pellas (HVP) enfatizó que los estándares que exige el Programa de Control de Infecciones son la vigilancia microbiológica, el cual consiste en que para tener un programa fuerte se debe tener un excelente laboratorio de microbiología, porque de nada sirve tener un paquete de cuidados y que los pacientes desarrollen una infección y tener dudas sobre cuál bacteria los está afectando.

Equipos adecuados

El Hospital Vivian Pellas, por ejemplo, cuenta con laboratorios de microbiología por métodos tradicionales por cultivo y ahora también cuenta con diagnóstico molecular, que es el Genexpert para pruebas de diagnóstico rápido de bacterias resistentes. 

“Estamos en la era de la resistencia bacteriana debido a la automedicación de antibióticos, de alguna manera las bacterias han mutado y les ha permitido sobrevivir y, en uno de sus mecanismos de autodefensa, se convierten en bacterias resistentes a los antibióticos y eso hace que los pacientes se vean afectados por infecciones que pueden ser muy agresivas. Entonces nos interesa sobremanera mejorar el pronóstico y nuestros resultados clínicos, identificar si el paciente viene colonizado por bacterias resistentes o están infestados por bacterias resistentes”.

El objetivo de hacer  pruebas de tamizaje en GeneXpert es para determinar si tienen una bacteria que se llama estafilococo aureus, resistente a la meticilina, y lo que se realiza es un hisopado en la nariz. Si sale positivo se procede a hacer una intervención para buscar cómo descolonizarlo, porque si ese paciente va después a una cirugía es un riesgo. También se debe vigilar si viene con bacterias resistentes a los carbapenemes, consideradas un problema de salud pública mundial, explicó el doctor Porras.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus