•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El riesgo de infecciones asociadas a la atención del paciente es una preocupación que involucra a los sistemas de salud del mundo, razón por la cual la Organización Mundial de Salud (OMS) aliados estratégicos como la Joint Commission International (JCI), han desarrollado políticas para minimizar este grave problema  de salud.

En Nicaragua, únicamente el Hospital Vivian Pellas (HVP) cuenta con la certificación de la Joint Commission International, la cual al día de hoy es la organización con más experiencia en acreditación sanitaria a nivel mundial.

“La efectividad de las políticas implementadas se medirá por el índice de infecciones que presente cada centro hospitalario, por lo que la creación de un programa completo]  de prevención y control no solamente radica en aspectos claves como los procedimientos médicos o en un eficiente sistema de lavado de manos, sino que además requiere de una visión transversal de todos los procesos que intervienen en la calidad de la atención a los pacientes”, explica Agnes Saborío, Gerente de Calidad del Hospital Vivian Pellas.

Medidas contra contaminación

El Programa de Prevención y Control de Infecciones del Hospital Vivian Pellas, ha establecido una serie de políticas, guías, normativas y manuales para el funcionamiento de áreas sensibles del hospital, las que juegan un papel importante en las medidas contra cualquier posible contaminación.

1.El servicio de alimentación, por ejemplo, regula la recepción, almacenamiento, preparación y distribución de los víveres, para garantizar la salud de pacientes, visitantes y personal hospitalario. El sistema incluye fumigación semanal; compra exclusiva de productos con registro sanitario; carnes, quesos, verduras y frutas se refrigeran por separado y se etiquetan con fecha de vencimiento, bajo estricto monitoreo; control de calidad del agua; lavavajilla industrial de alta temperatura y desinfectantes apropiados; control periódico del estado de salud del personal, el que cuenta con medios de protección como guantes, gorros y mascarillas en cada momento que manipulan los alimentos.

2. El manejo de la ropa hospitalaria es otro estándar que requiere de procedimientos estrictos en la recolección y clasificación de la ropa sucia y contaminada, la que es procesada en áreas separadas por personal distinto, que observa un estricto control de temperatura de lavado y usa diferentes químicos en cada etapa de desinfección. Una lavadora es exclusiva para [AYPA8]  ropa de los bebés, considerando el especial cuidado que requieren estos pequeños pacientes. Para disminuir los riesgos de infección se han establecido horarios para el traslado de ropa sucia y otros para la ropa limpia [AYPA9] . 

3. La limpieza del edificio está a cargo de una empresa acreditada con la norma internacional ISO9001, pero los métodos de limpieza son propios del Hospital Vivian Pellas, por lo que el personal recibe capacitaciones sobre los protocolos y guías para la limpieza de las diferentes áreas, la que es continuamente monitoreada, al igual que la efectividad de los químicos empleados.

Los equipos de limpieza utilizados en habitaciones de pacientes con infección son exclusivos de las mismas, es decir son etiquetados y no son compartidos con otras habitaciones.

4. La basura se clasifica según el tipo de desecho: 

a. Bioinfecciosos que se dividen en infecciosos, patológicos y punzocortantes; 

b. Desechos químicos de las áreas de laboratorio e imagenología y 

c. Desechos citotóxicos.

Para cada uno de estos desperdicios se establecen rutas bajo un estricto control hasta su disposición final. 

El Hospital Vivian Pellas tiene un plan de mejora para la reducción de desechos, con metas específicas, como parte de su Responsabilidad Social Ambiental. Es el único hospital del país que ha obtenido el premio a la Producción Más Limpia, lo que avala su compromiso por una mejora continua en temas de higiene y limpieza para el beneficio de pacientes, familiares y personal hospitalario.

Aire libre de bacterias y virus

Toda la red crítica del Hospital Vivian Pellas, que incluye quirófanos, unidad de cuidados intensivos, emergencia y sala de neonatos, entre otras áreas clínicas, así como las habitaciones de pacientes y espacios públicos, cuentan con un sistema de aire acondicionado que ayuda a mantener el ambiente limpio.

El gerente de Mantenimiento de este centro hospitalario, Salvador García, señaló que se trabaja en conjunto con el Departamento de Epidemiología con el objetivo de mejorar la tecnología de los aires acondicionados, por lo que se ha invertido en la instalación de lámparas germicidas ultravioleta en los serpentines de estos equipos, a fin de eliminar del ambiente las esporas de moho, bacterias o virus  y reducir los riesgos de infección en el ambiente.

García explicó que además de estas medidas, en todo el hospital hay 10 cambios de aire por hora, pero en la unidad de cuidados intensivos se eleva a 14 y en el quirófano la renovación de aire llega a 20 por hora. Esta normativa también se ve reforzada con filtros de grado médico, para asegurar un nivel óptimo del ambiente, lo que contribuye a reducir los riesgos de contagio en pacientes vulnerables.

Habitaciones de aislamiento

El hospital también cuenta con habitaciones de presión de aire negativo o positivo, según la condición del paciente. García indica que las habitaciones de aislamiento utilizan presión negativa para evitar que pacientes con enfermedades transmisibles puedan contaminar a otras personas. Un equipo inyecta aire a la habitación y la filtra antes de expulsarla.  En el caso del aislamiento con presión positiva, este se usa para proteger a personas con el sistema inmunológico debilitado, por lo que el equipo bombea aire limpio y filtrado de manera continua en la habitación para evitar que cualquier elemento contagioso entre en ella y pueda perjudicar al paciente.

Manos limpias vida sana

“El lavado de manos es una de las mejores formas de protegerse y proteger a la familia para no enfermarse, es una actividad fácil y la más eficaz en prevenir la propagación de las bacterias, sobre todo en el ámbito hospitalario, ya que de esta manera se evita que se transmita de persona a persona y toda la comunidad”, manifiesta Ericka Lawrence, Jefa de Epidemiología del Hospital Vivian Pellas.

Para el Programa de Prevención y Control de Infecciones del Hospital Vivian Pellas, el lavado de manos es una de las principales estrategias para prevenir las infecciones asociadas a la atención en salud. Para lograr este objetivo, el Programa ha implementado una serie de medidas: 

1. Garantizar el abastecimiento permanente del jabón antibacterial. 

2. Colocación de dispensadores con alcohol gel en todas las áreas del hospital. 

3. Monitoreo de la calidad de agua. 
4. Toallas descartables. 

5. Capacitaciones continuas a los colaboradores y realización de actividades motivacionales y de promoción, entre las que destaca la celebración del Día Mundial de Lavado de Manos, establecido para el 15 de octubre por la OMS. El personal del Hospital Vivian Pellas dedica una semana a recordar en cada área, las políticas de este importante hábito con evaluaciones, concurso y educación a los visitantes. 
 
Según la política del Hospital Vivian Pellas existen tres tipos de lavado de manos: El Especial, el Quirúrgico y el uso de Alcohol Gel. En dicho hospital realizan prácticas de lavado:
 
1. Al empezar y terminar la jornada de trabajo

2. Antes y después de realizar técnicas invasivas que no requiera un procedimiento quirúrgico con el paciente.

3. Antes y después de la inserción [AYPA14]  de catéteres (urinarios, vasculares o periférico).

4. Antes y después de procedimientos odontológicos quirúrgicos.

5. Después del contacto con fluidos corporales o excreciones, membranas mucosas, piel no intacta y curación de heridas. 

6. Antes de colocarse guantes estériles.

7. Antes y después de tener contacto con pacientes o dispositivos contaminados con gérmenes resistentes.

8.  Antes y después de realizar la preparación y/o administración de medicamentos

9. Antes y después de la extracción [AYPA15]  de muestras analíticas.

10. Antes y después de la administración [AYPA16]  de sangre o sus derivados.

11.  Antes y después del manejo de enfermos inmunodeprimidos.

12. Antes de comer.

13. Antes y después de preparar, distribuir y manipular los alimentos.

14. Después de hacer uso del sanitario, toser, estornudar o limpiarse la nariz.
 
El lavado de manos Quirúrgico se define como un frote enérgico de todas las superficies de las manos hasta los codos con un jabón antiséptico a base de Clorhexidina, (un componente comprobadamente eficaz para la asepsia utilizado en Hospital Vivian Pellas), seguido de enjuague bajo chorro de agua con una duración de 5 minutos. Este lavado está indicado a los integrantes del equipo quirúrgico (cirujanos e instrumentistas) antes de ingresar al quirófano, según médicos de este hospital.
 
El tiempo que dura el lavado de manos Quirúrgico es de 3 a 5 minutos, y 3, entre cirugía y cirugía, de la siguiente manera:

1. No se debe usar anillos, pulseras y relojes sin importar el material del que estén elaborados.

2. No se debe usar esmalte de uñas, incluso el transparente, en el área quirúrgica.

3. No usar uñas artificiales.

4. Mantener las uñas limpias y cortas (aproximadamente 3 mm o que no sobrepase la punta de los dedos).
 
Asimismo, la jefa de Epidemiología del Hospital Vivian Pellas explica 7 pasos del Lavado de Manos:

1-Manos libres de accesorios.

2-Mangas arriba del codo.

3-Enjabonarse [AYPA18]  y friccionarse entre los dedos. 

4-Tiempo.

5-Secarse las manos sin volver del codo a las manos.

6-Cerrar la llave con una toalla de papel.

7-Eliminar la toalla de papel sin contaminarse 

¿Y el alcohol gel?

La experta señala que el alcohol gel puede utilizarse en las siguientes situaciones:

•  Antes y después del contacto con el paciente, siempre y cuando no haya manipulado fuentes contaminadas.

• Al ingresar y salir de la habitación. 

•  Antes y después de medir presión venosa central y monitoreo de los signos vitales. 

• Antes y después de manipular equipos de respiración artificial. 

•  Antes y después de colocarse guantes. siempre y cuando no se haya manipulado fuentes contaminadas. 

• Al tener contacto con objetos inanimados (incluido equipamiento médico en la proximidad del paciente).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus