•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

Una investigación emprendida por Samuel Salama, un ginecólogo del hospital privado Parly II en Le Chesnay, Francia, arroja que hay dos clases de eyaculación femenina y una de ellas es básicamente orina.

La primera, que consiste en la segregación de un líquido espeso y blanquecino, enriquecido por las glándulas de Skene (pequeñas estructuras que drenan dentro de la uretra), es la que comúnmente se conoce como “lubricación” femenina.

La   segunda, experimentada por féminas que “disparan” un líquido bastante más transparente, suficiente como para “mojar” la cama, es la protagonista de los episodios de squirting. Los descubrimientos sobre este líquido son la joya de la corona de la investigación.

De acuerdo con los resultados se trata básicamente de orina.

Experimento

Los científicos llegaron a estos resultados a través de un experimento con mujeres que normalmente tienen episodios de squirting.

Básicamente, lo que hicieron fue pedirles que orinaran y recolectaran la muestra. Una resonancia mostró que la vejiga estaba completamente vacía. Después, las chicas se sometieron a una sesión de estimulación sexual suficiente como para llegar  a un orgasmo (lo que, por cierto, tomó entre 25 y 60 minutos).

Justo en el momento previo al clímax, una nueva resonancia demostró que la vejiga estaba completamente llena. En el momento del squirting, se recolectó el líquido resultante y una tercera resonancia mostraba la vejiga vacía.

En dos de los cinco experimentos, la composición química del líquido expulsado era idéntica a la de la orina previamente analizada. En los otros tres, variaba solo por un pequeño componente: antígeno específico prostático (PSA). El PSA es segregado por las glándulas de Skene y, por ahora, los científicos no tienen muy claro el momento preciso en que se combina con el líquido cristalino.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus