•  |
  •  |

Si sos de los hombres que piensan que calzar sus pies con chinelas es una forma de gritar libertad, porque no solo rompe esquemas sino que también sentís que te da comodidad, es necesario que conozcás las desventajas de esta práctica aparentemente inofensiva.

Y no es que esté mal usarlas en una que otra ocasión, o cuando llegás a tu casa después del trabajo, el meollo del asunto está en abusar de su uso.

Conversamos con el doctor Andrés Arias, especialista en podología, quien confirmó que la sensación de comodidad que proporciona una chinela incide en la forma de caminar de quien la usa, por lo tanto, afecta de una manera u otra la estructura ósea.

A continuación, conocé algunos de los efectos que según el especialista puede traerte:

La fascitis es una molestia que puede ser secundaria al uso de chinelas y se manifiesta con una inflamación en la planta de los pies, lo que obviamente produce grandes molestias, pues es en ella que te apoyás al caminar.

Si usás chinelas duras y muy planas el efecto que vas a conseguir es que te duelan las rodillas y las vértebras de la columna, no solo las lumbares sino también las cervicales.

Cuando andás con chinelas no caminás con la comodidad que lo hacés con los zapatos, porque a las primeras debés sujetarlas con tus dedos para que no se te zafen. Esto puede producirte dolor en los dedos o los talones.

Si detectás la aparición de ampollas, rozaduras u hongos, se debe a que la superficie de plástico hace condensarse nuestro sudor, favoreciendo la proliferación de estas molestias.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus