•  |
  •  |
  • EFE

Cuando un hombre acude al urólogo, lo más habitual es que se deba a una disfunción eréctil, pues se ha convertido en primer motivo de consulta en este campo.

Según una nota de prensa difundida por los organizadores del LXXX Congreso Nacional de Urología, que tuvo lugar recientemente en Salamanca, los especialistas señalan la importancia de tratar el problema y acudir a un profesional. 

El doctor Natalio Cruz, coordinador del Grupo de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU), señala que “el primer paso para tratar una disfunción eréctil es identificar los factores de riesgo que han favorecido su aparición y actuar frente a ellos”, remarcando que “afortunadamente existen diversas opciones de tratamiento y el objetivo principal es poder mejorar la calidad de vida de los pacientes y utilizar técnicas menos agresivas”.

Esto es un problema serio no solo por el sufrimiento que conlleva y las consecuencias en la salud sexual íntima y de pareja, sino porque puede estar detrás de otras enfermedades y trastornos.

PREVALENCIA

El progresivo envejecimiento de la población unido a los hábitos de vida poco saludables han provocado que la prevalencia global de la disfunción eréctil en el mundo se haya incrementado de forma llamativa, desde los 152 millones de hombres en 1995 hasta los más de 322 millones de casos que se estiman para el año 2025.

Los hábitos de vida poco saludables como el tabaco, el alcohol, el sedentarismo o la presencia de obesidad o diabetes son factores determinantes de la aparición de alteraciones en la erección del varón. De hecho, diversos estudios muestran que la disfunción eréctil afecta a uno de cada cuatro fumadores y a más del 20% de los hombres con exceso de peso.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus