•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Una barra de chocolate o una sesión intensa de sexo? Gran parte de la población elegiría el sexo antes que el chocolate, sin embargo, a falta de uno podemos conformarnos con el otro para paliar los males que provoca la abstinencia, según un estudio. 

La mayoría de los expertos coinciden en que la ingesta de chocolate facilita la liberación de endorfinas y activa la serotonina, una sustancia que genera nuestros neurotransmisores y que nos hace sentir felices, la misma sustancia exactamente que se segrega cuando practicamos sexo.

“Este es un alimento que científicamente se encuentra asociado con las sustancias que nos generan excitación, en cambio, las imágenes eróticas generan una gran estimulación porque son asociadas a los recuerdos”, indica la sexóloga Ana María Martí.

Su afirmación se ha corroborado con un estudio promovido por el Canal Cocina y dirigido por un grupo de estudiosos que trata de reconocer cómo responde el cerebro humano ante la visión de ciertos alimentos, entre ellos el chocolate. Al comer se produce una activación emocional del cerebro, es decir, “la comida nos emociona”,  refiere la directora de Canal Cocina Mandi Ciriza. 

Lo más curioso de todo es que ver y comer chocolate genera la respuesta emocional más intensa, más en los hombres (69 %) que en las mujeres (62 %), y superior a otros estímulos visuales positivos como imágenes de sexo, viajes o deporte.

Esto ha conducido que muchos expertos en terapias de pareja recomienden la inclusión de chocolate en la vida sexual, es más, muchos spas y centros de estética que ofrecen masajes sensuales tienen como base el chocolate. De hecho, estos recomiendan en que en esos momentos en que nuestra vida sexual se encuentra mermada la inclusión de juguetes y chocolate juega un papel primordial, ya que esta mezcla explosiva puede actuar sobre esa costumbre que se ha instalado en los dormitorios. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus