•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todo lo que salga de tu boca en una cita puede llevarte a tener un final feliz o conducirte al fracaso.  Además de la atracción física, la comunicación eficaz forma parte de las bases para permitirte ser un buen galán. 

Elizabeth Clark, conocida como la “gurú de la seducción” explica en su libro “El arte de seducir para dummies” las formas fáciles para comenzar una conversación y algunas cosas que pueden llevarte a perder una oportunidad sentimental. 

Usá frases sencillas: Después de dirigir tu saludo no verbal (mantener contacto visual, levantar las cejas o sonreír) debés optar por frases cortas como “Hola ¿Te importa que me siente aquí?” Este enunciado te puede parecer algo anticuado y soso, pero obliga a la otra persona a hablarte, ya que de alguna u otra manera tiene que contestarte. También podés hablar sobre el tiempo, empezando por ¡Qué día tan bueno hace verdad! ¡Estamos teniendo un tiempo espléndido!  Estas son frases positivas y en lo absoluto amenazadoras y todo el mundo sabe instintivamente cómo responder. 

Cuando se habla sobre el tiempo, la conversación puede derivar en diferentes temas, entre ellos las vacaciones “durante mis vacaciones en el interior del país hizo un tiempo buenísimo”. Las actividades de este tipo no solo te ofrecen la oportunidad de conversar sobre tu vida, sino  que además atraen la atención de la otra persona, ya que a la mayoría le gusta oír hablar sobre las vacaciones.

Dejá la gracia para otra ocasión: En ocasiones se cree que para mantener una buena conversación hace falta contar chistes y seguramente te has topado en esa penosa situación que has tenido que aguantar a una persona que no paraba de contarlos sin dejar apenas tiempo para responder. En realidad, cuando contás un chiste, estás impidiendo que la conversación siga su curso natural. Además, si desperdiciás ese valioso tiempo, durante el que una persona se forma una opinión sobre vos, estarás perdiendo la oportunidad de descubrir qué es lo que tienen en común. Por eso, a menos que podás llegar a un grado de dedicación para hacerte el gracioso, evitá contar chistes cuando acabés de conocer a alguien.

Debés tomar en cuenta que una persona puede divertirse sin necesidad de reírse a carcajadas. Simplemente tenés que procurar que tu conversación sea interesante y  que se trate sobre temas que ambos puedan participar. Si contás historias sobre experiencias con un final gracioso o entretenido y que estén relacionadas con los temas que tratás, conseguirás conectar de inmediato con la otra persona.

Evitá hablar de la ex: No cabe duda que hay una buena razón para que ya no estés con tu expareja. Si alguien se identifica con vos con motivo de tu ruptura, probablemente te aburrirá con su historia tanto como vos le  cansás con la tuya. Ya habrá un momento y un lugar para las historias de las exparejas, pero definitivamente no lo es cuando estás intentando entablar una conversación o coquetear.

Tratá de huir de esas personas que se ponen a hablar de sus relaciones pasadas justo cuando apenas se están conociendo, porque esto significa que aún no lo han superado o que se sienten atraídas por esos compromisos tormentosos. Considerá esta advertencia como un golpe de suerte.

Si alguien pretende que escuchés la historia de su expareja, prestá mucha atención para no caer en la trampa de convertirte en su paño de lágrimas. En cuanto te asigne el papel de mejor amigo, será prácticamente imposible que te piense como para establecer una relación con vos.

Evitá temas polémicos: Procurá conversar sobre sexo, la religión o la política. Recordá que cuando acabás de conocer a alguien, el objetivo de la conversación es conseguir que fluya o que nos permita descubrir las cosas que tienen en común. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus