•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Su belleza no tiene discusión. Detrás de ese fino porte y de esa elegancia que hipnotiza, existe una historia de humildad y de superación que nadie, o casi nadie puede imaginar.

Por mérito propio ha desarrollado una carrera exitosa en el modelaje, aunque no podemos negar que haber sido novia de Cristiano Ronaldo le dio a Irina Shayk cierto plus.

“Pensé que había encontrado a mi hombre ideal, pero no. Lo que yo estoy buscando en un hombre es que sea honesto, me gusta un hombre que sea leal a las mujeres, eso es lo más importante que tiene que tener un hombre”, señaló Shayk a la revista HOLA. 

Por qué terminó con CR7 fue una pregunta que rondó por meses a la prensa internacional y finalmente ella dijo: “Ahora sé la verdad y me siento completamente traicionada”, pues según dejó ver encontró en el móvil del astro del futbol infinidad de mensajes a otras mujeres.

Pero esa historia no es nada más que su pasado, pues hoy por hoy comparte proyectos de futuro junto a su actual pareja, el actor Bradley Cooper.

En una reciente entrevista para el suplemento XL Semanal, la joven modelo rusa hace un balance de su pasado reciente de sus orígenes humildes y de su profunda vocación profesional para convertirse en la Top Model Internacional más cotizada, a sus 29 años y con unas medidas de vértigo: 1.78 cm de estatura y un peso de 58 kilos.

Orígenes

«Nací en una pequeña ciudad perdida en el mapa llamada Yemanzhelinsk. Mi padre trabajaba en una mina de carbón, y mi madre era profesora de piano. Teníamos un huerto, porque en Rusia has de tener un huerto para sobrevivir. Cultivábamos tomates, patatas y pepinos. Del huerto me ocupaba yo al volver del colegio. También ayudaba a mi madre en las faenas de casa», compartió la sexy modelo.

Y de ahí todo cambió cuando llegó un cazatalentos que la llevó directo a París, donde la vida fue difícil y donde tuvo que luchar por subsistir. De París se catapultó a Barcelona, donde comenzaron sus apariciones en pequeños trabajos hasta que la revista ‘Sports Illustrated’ se fijó en ella para la portada de su especial Bikinis.

De ahí al estrellato y a campañas de firmas internacionales, como Armani, para quien ha posado en numerosas ocasiones, y donde conoció a Cristiano Ronaldo.

Relación con CR7

A pesar de que ambos compartían orígenes humildes, y también sus respectivas carreras profesionales adquirían cotas galácticas, Irina reconoce que la relación no prosperó por varios motivos:

A Dolores, madre de Cristiano, nunca le sentó bien el hecho de que la joven se volcase tanto en su propia carrera. Por otra parte, el individualismo de Cristiano, que le llevó incluso a ser padre mediante la técnica del vientre de alquiler y sin contar con la modelo (pagó 14 millones de euros a una estudiante americana para que gestase a su bebé y renunciase a su custodia) o el hecho de que la familia Aveiro funciona como un clan del que Irina nunca formó parte.

Las infidelidades de Cristiano Ronaldo: según se desprende de la entrevista, envió por error fotos de una fan desnuda a todos los contactos de su agenda, incluida Irina, en 2011. Aunque el jugador juró que fue un error, al confundir el botón borrar por el de enviar, aquello supuso su primera crisis.

“Pienso que una mujer se siente fea cuando tiene al hombre equivocado a su lado. Yo me sentí fea e insegura”, fue una de las frases que más impactó al mundo venida de la boca de semejante escultura de carne y hueso.

Ambiciosa

“Quiero ser indecentemente rica” confesó en una entrevista hace unos años. “Acumulo apartamentos y los alquilo. A los rusos nos gusta el dinero, pero nunca nos parece suficiente».

Hoy, la joven modelo rusa cotiza unos beneficios anuales de cuatro millones de euros posando para las principales firmas, ha comenzado una relación sentimental con el actor americano Bradley Cooper,  de quien declara sentirse profundamente enamorada y con quien incluso planea tener hijos, mientras se sigue declarando una mujer austera:

«He sido lista con mi dinero. Detesto malgastar comprándome trapitos. Prefiero comprar modelos clásicos que puedes tener en el armario durante años seguidos. Prefiero vestir prendas de estilo sencillo, elegantes, pero poco llamativas», señaló.

“Hay quien dice que no soy una persona de trato agradable. Es verdad que soy rusa y que puedo ser muy rusa, pero soy una rusa muy amigable. Soy una persona bastante amable, pero la gente a veces no se da cuenta porque soy muy directa: si me gustas, me gustas. Y si no, mejor ni te acerques a mí”, declara Irina al final de su entrevista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus