Rosmalia Ann González
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La  teoría de la genética clásica sostiene que los hábitos alimenticios no pueden transmitirse a los genes, sin embargo, se ha descubierto que los espermatozoides llevan información en su genoma sobre los trastornos alimenticios de un padre y pueden transmitirse a sus descendientes, según una investigación realizada por científicos de la Universidad de Copenhague y del Instituto Karolinska de Estocolmo, publicada por el sitio web Cell Metabolims.

“Nuestra investigación podría conducir a cambiar el comportamiento del padre, en particular antes de la concepción”, opina Romai Barrés, encargado del estudio y catedrático de la universidad. “Todo el mundo sabe que una mujer embarazada tiene que cuidarse --no tomar alcohol, evitar la contaminación y demás-- pero, si la implicación de nuestro estudio es correcta, las recomendaciones deberían dirigirse también a los hombres”. Y no durante el embarazo, debemos añadir, sino durante el año anterior, lo que más bien parece ciencia ficción en el momento actual.

El investigador y sus colegas de la Universidad de Copenhague  sostienen que los espermatozoides de los hombres gordos y delgados salen con los genes marcados de maneras muy diferentes. El efecto se concentra sobre todo en los genes que controlan el desarrollo y función del cerebro, implicados directamente en el control central del apetito.

Incluso, se ha descubierto que en obesos que los hijos engendrados antes y después del bypass  nace con unas tendencias de gordura muy distintas. Como también la tendrían los hijos que uno tenga antes o después de ponerse a engordar.

El estudio está inspirado en un hecho histórico que se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando Holanda sufrió el Hongerwinter o invierno del hambre, que causó 20,000 muertos y afectó a cuatro millones de personas. Los hijos y nietos de las mujeres que estaban embarazadas aquel invierno siguen hoy afectados por trastornos alimentarios, diabetes y enfermedad coronaria.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus