•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Miranda Kerr es una de las principales top model de todos los tiempos, su fama se reconoce por haber sido la primera australiana en formar parte de la legión de los ángeles de Victoria’s Secret. Esta belleza de mujer atrae en las pasarelas por su fino rostro, lindos ojos y figura de muñeca. Los años dorados del modelaje no pasan por ella, pues aún deslumbra con sus celestiales alas y cautivadores pasos los eventos de moda.

A pesar de su divina fama, Miranda goza del privilegio de disfrutar de una vida bastante parecida a la del resto de las mortales de su generación: es adicta a Instagram, se compra la ropa por internet, compagina su faceta más urbanista con fervientes convicciones ecológicas, se declara practicante de la nueva ola espiritual y presume de una sana relación con su ex, el actor Orlando Bloom, con quien sigue compartiendo paseos y helados años después de su divorcio por el bien del adorable Flynn, el hijo de ambos.

Sincera

En una entrevista concedida a la revista Glamour, Kerr dijo que su carrera de modelaje la inició a los 13 años y recordó que fue inesperada: “Una amiga me apuntó a un concurso de modelos sin que yo lo supiese. Nunca me había planteado la idea del modelaje como profesión, pero ahora estoy muy agradecida, porque me ha permitido llegar a ser la mujer que soy”, confesó. Según ella, todo el camino recorrido en la industria del modelaje le ha permitido conocer la importancia de la creatividad y de buscar siempre un punto de vista auténtico y personal.

Para ella, lo más estimulante de trabajar en el mundo de la moda y la belleza se traduce en la siguiente frase: “Nunca hay dos días iguales. El tener la oportunidad de conocer a gente increíble y el gran privilegio de viajar por todo el mundo son experiencias gratificantes y motivadoras”. En su lista de recuerdos exitosos y en 19 años de carrera, Miranda ha protagonizado muchas portadas de revistas internacionales, entre ellas, recuerda con principal devoción un shooting para Vogue Italia hace cuatro años, cuando estaba embarazada de su hijo Flynn.

  • 32 años de edad tiene esta bella modelo.

Entre sus pasatiempos, hay que mencionar que Kerr es aficionada al senderismo, a la marcha, al entrenamiento de alta intensidad y al ballet body, que es una fusión de ballet y pilates. En las redes sociales, esta chica es muy activa y en sus palabras afirma: “Creo que es una forma genial de comunicarse y permanecer en contacto con todo tipo de gente de cualquier parte del mundo. Además, me identifico absolutamente con el lenguaje visual, por eso adoro Instagram”. 

También ha confesado que jamás se separa de su smartphone y que es una apasionada del poder de la imagen. En cuanto a su estilo personal, Miranda se define como una persona que le da gran importancia al tacto y a la que le encantan los tejidos que se adaptan a su cuerpo. “Disfruto siendo mujer y dejando aflorar mi lado más femenino. Me encantan los vestidos y las faldas, pero también los vaqueros”.

Para recargar las pilas después de un día intenso de trabajo, la meditación es su mejor aliada, pues ha revelado en múltiples ocasiones que le ayuda a reposicionar y reequilibrar su mente y cuerpo. “Meditar me resulta muy reconfortante después de sesiones agotadoras de trabajo físico. Me gusta meditar a diario, practicar el pensamiento positivo y mimarme con pequeños placeres, como masajes de los tejidos profundos, oxigenoterapia facial y envolturas corporales”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus