•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la Edad Media, la vida sexual no se escapó del dominio de la iglesia. Fue así como surgió El Misionero, una postura obligada y la más moral por excelencia, porque en ese tiempo los indígenas supuestamente hacían el amor como animales, reproduciendo la clásica pose “en cuatro patas”, contrario al misionero, cuya finalidad era la reproducción y el encuentro cara a cara con la pareja. 

Un estudio de los años 50 realizado por el investigador Alfred Kinsey, uno de los pioneros de la investigación sexual en Estados Unidos  detalló que el 90% de las mujeres practicaban esta posición, mientras que un 9% admitía que era la única que realizaban, pero como los tiempos han cambiado, sobre todo en el sexo,  la postura del misionero que en esos tiempos hasta se había autoproclamado como la de la superioridad masculina, hoy se considera como aburrida y monótona, sin embargo hay quienes han tratado de reivindicarla haciéndole una serie de variantes, pero conservando su esencia: El hombre arriba y la mujer abajo. 

1 Pelvis

 Con sus caderas y la pelvis elevada, colócate en ángulo, de manera que los genitales se encuentren juntos. Así tendrás mayor goce por la presión que se ejerza sobre el clítoris.

2 Cojines

Coloca unos cojines por debajo de su cintura, mientras ella coge tu trasero para obtener un mejor impulso. De esta forma podrás acceder mejor a su vagina. 

3 Rodillas

Que tu pareja flexione sus rodillas y las coloque en tu pecho, así la penetración será más placentera, ya que  el pene y los labios de la vagina entrarán en mayor contacto.

4 Hombros

Con sus piernas en tus hombros hay más posibilidades del clímax. Una variación es que  te arrodilles mientras ella se encuentre encorvada y subas para penetrar mejor.

5 Piernas

Para ponerla en práctica  tu pareja debe mantener las piernas cerradas y vos tratarás de penetrarla, cuando lo  consigas, ambos obtendrán mayor placer por la presión que hay.

6 Estimulados

Lo bueno del misionero es que permite que el placer sea cuatro veces mayor. Mientras estás con la penetración, pueden masturbarse uno al otro.

7 Cucharas

Ella se coloca de costado, mientras vos te situás detrás de ella en posición fetal, penetrándola por la vagina. Cuando te pegás a su espalda  se percibe la imagen de unas cucharas. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus