•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El condón es el artefacto sexual más antiguo del que se tiene registro. El preservativo más antiguo conocido apareció en la tumba del faraón egipcio Tutankamón. Fue fabricado hace 3,500 años y está expuesto en el Museo del Cairo.

La función que tenía aún es un misterio, ya que no existen evidencias de que los egipcios trataran de contener la natalidad, sino  todo lo contrario, puesto que adoraban al Dios de la Fertilidad, por lo que se cree que era utilizado como un accesorio decorativo.

El primer condón  para evitar embarazos suele atribuirse al doctor Condom, médico de Carlos II de Inglaterra, que a mediados del siglo XVII lo inventó para frenar  la concepción de hijos fuera de matrimonio que tuviera el patriarca. Estos eran hechos de tripas de cordero o cerdo engrasadas, un material elástico y suave, y un cordel para amarrarlo al pene.

La importancia que tenía para evitar embarazos no deseados hizo que con la invención del caucho se fabricaran condones de látex, en 1843. Este látex brota de la corteza del árbol Hevea brasiliensis, era  encontrado sobre todo en la zona de Brasil y en aquellos tiempos se utilizaba como pegamento o para realizar balones de goma.

RÁPIDA EVOLUCIÓN

Con la invención del látex, el refinamiento del condón fue acelerado. En 1930 los preservativos podían lavarse para usarlo otro día, y cinco años después,  la producción diaria de condones en los EE.UU. fue de un millón y medio, y se comercializaba libremente en las farmacias, aunque solo los hombres podían adquirirlo.

Para 1955, con la invención de la píldora anticonceptiva y el surgimiento de los antibióticos contra el sífilis, hicieron que preservativo fuera en picada. Esto permaneció así hasta la década de 1980, cuando comienza a conocerse algo sobre la enfermedad del SIDA.

En esa misma década, la marca Durex fue la primera en  anunciar preservativos en televisión y para 1996 puso en venta el primer paquete de condones de sabores y un año después se creó el primer preservativo de poliuretano, la solución al problema de muchos usuarios alérgicos al látex.

Con la llegada del 2000, vino también un sinnúmero de invenciones que dejaron con el ojo cuadrado, como  los que advierten sobre enfermedades de transmisión sexual al cambiar de color, o el más reciente,  el "spinifex"  que requiere menos cantidad de látex para su elaboración que los preservativos comunes.

Este está hecho  de la “hierba de spinifex” una planta que crece en las dunas de arena de Australia y es  un 30 por ciento más delgado que  los condones convencionales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus