•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

María Alejandra Calero es una joven con mucho ritmo, alegría y deseos de superación. Es originaria de Managua y se considera una chavala tranquila.

“Desde la primera vez que vi a esta comparsa me gustó y me entusiasmé mucho hasta que logré entrar”, señaló al referirse al grupo Adayna, dirigido por Francisco Arróliga. 

  • 3 años tiene de pertenecer a la comparsa Adayna, en Managua.

“El baile definitivamente es una pasión para mí. Además me gusta que a través de la comparsa, que es el medio que elegí para bailar, puedo representar la cultura de mi país. La sensación cuando estamos bailando es una de las satisfacciones más grandes que he podido experimentar en mi vida”, confesó Calero. 

Natural

Esta jovencita dice que su cuerpo no lo trabaja, sino que es un regalo de la naturaleza: “La verdad es que no me cuido, no voy al gimnasio, pero sí que me mantengo bailando, mi figura es totalmente natural”.

Esta bella capitalina expresa que se ha dedicado a sus estudios; sin embargo, no falla a los ensayos.

“Estamos ensayando constantemente y nos enfocamos en piezas culturales que puedan bailarse. En cada ensayo dejamos el alma bailando”, argumentó.

Asimismo, revela que su familia la ha apoyado en su decisión de desarrollarse como bailarina de comparsa y sobre todo agradeció a su mamá, quien asegura le acompaña y apoya en absolutamente todo.

Aunque asegura que su experiencia ha sido satisfactoria, también ha enfrentado situaciones en las que el morbo y el atrevimiento han estado de por medio.

“Una vez estábamos bailando en una presentación y un señor se nos quería meter en medio. Cuando yo estaba dando un giro, se me quería meter en medio de las piernas y mi reacción  fue darle una patada”, recordó la joven bailarina.

Predilecciones

Calero refiere que hay gente que le ha dicho que las comparsas son muy vulgares, pero ella asevera que no es cierto, sino que en cada traje hay mucho trabajo y mucha idiosincrasia.

“Bailamos cumbia, samba, salsa y no pueden faltar el folclor y el palo de mayo, en lo personal me gustan los ritmos rápidos y por eso me encanta el palo de mayo”, dijo para luego asegurar  que la parte de su cuerpo que tiene más suelta es la cintura.

La jovencita capitalina compartió que su deseo más grande es lograr estudiar idiomas y bailar hasta cuando más pueda.

"Los idiomas abren las puertas para otras culturas y países, así que por eso quiero estudiar para poder tener más oportunidades en la vida", manifestó esta chica decidida.

Igualmente, esta beldad del carnaval acotó que no se siente una chica sensual, aunque reconoce que cuando baila es como que se transformara.

"Yo creo que soy un poco tímida y alguna gente me mira así, pero la verdad es que cuando estoy bailando dicen que cambio. Es como que me suelto y me siento desinhibida, tal vez es porque me siento realizada haciendo lo que más me atrapa", concluyó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus