•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes de enrumbarte a tus merecidas vacaciones, es importante que sepás que tu auto también necesita protección y cuido. Recordá que lo más importante es no exponerlo al sol ni al agua. Según el sitio web Motorbit, estas son las recomendaciones que debés de tomar en cuenta para que podás disfrutar de tus días libres con un vehículo en óptimas condiciones.

Si vas a pasar muchos días evitá que tu auto pase las noches al aire libre, especialmente si el lugar donde te estás quedando está demasiado cerca al mar. Dejalo dentro del garage, lejos de la costa, evitando que el sol le caiga de lleno, protegerás su pintura y elementos electrónicos.

Estacioná tu auto dándole la espalda a la costa, a menos que estés obligado a estacionar tu vehículo cerca de la playa. Esto te ayudará a proteger el motor de la brisa del mar, que trae consigo arena que puede atascar el filtro de aire o entrar a tu propulsor.

Evitá conducir tu auto por la arena, aunque sea muy entretenido hacerlo. Si vas a atravesar un arenal o irás por la misma playa y tu auto no está preparado mecánicamente o protegido de los efectos de la sal (debilitamiento y corrosión de las partes metálicas) es preferible que no lo hagás.

Cuidá la pintura de tu auto, para frenar los efectos del sol no basta con guardarlo bajo la sombra también hay que lavarlo, pero nunca en las horas de más calor. Si estás en la playa es mejor que lavés el vehículo a mano aunque antes de usar agua, debés limpiar la carrocería con aire a presión, evitando que las partículas de arena rayen tu automóvil.

Mantené el motor bien refrigerado ya que las altas temperaturas que se registran durante el verano pueden ocasionar que el propulsor de tu auto sea más propenso a sobrecalentarse, a la más mínima fuga. Si vas a la playa —donde la sensación térmica es fuerte— es importante que mantengás un estricto control del nivel del líquido refrigerante, así como del lubricante.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus