•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El optimismo es una de las características que distingue a los hombres fuertes, y no me refiero a fortaleza muscular. A diferencia de los debiluchos, los hombres mentalmente fuertes tienen metas, aceptan sus responsabilidades, saben cómo expresar sus emociones y no buscan la aprobación de nadie más.

Estas son las peculiaridades que evidencian a un hombre con una mente poderosa: Sus vidas tienen una dirección.

Las metas por alcanzar y los objetivos forman parte de su día a día, por eso suelen ser personas que buscan el progreso y tienen afán de superación. Sus pasos no están dictados por el azar sino por la consecución de un plan previamente establecido, al que pueden ser flexibles, y por ello no van a la deriva.

Son objetivos. Esta es una virtud digna de destacar. Cuando una persona logra ser objetiva, no quiere decir que no emite juicio, sino que percibe las cosas tal cual se muestran sin involucrarse. 

Tiene la capacidad de no mezclar su opinión personal en asuntos que no la requieren. Esto es muy beneficioso ya que, entre otras cosas, contribuye a que otros les vean como personas en las que se puede confiar.

Saben gestionar sus emociones. Esto no significa que repriman sus sentimientos, sino todo lo contrario. Saben que mostrarse tal y como se sienten les hace más vulnerables, pero a la vez también entienden que ser auténticos es saludable.

Aprenden de los errores y del pasado. Los hombres fuertes de mente no viven en el pasado, pero tampoco lo olvidan, ya que sacan lo mejor de las experiencias que han tenido, sin importar si fueron negativas, positivas o equivocadas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus