María Joaquina Sánchez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras se está sentado en la taza del inodoro, a la vez que se invierte al menos media hora en la lectura de un periódico o revisando entretenidamente el celular, las consecuencias de dicha accción se resumen en un problema de salud íntima llamado: hemorroides.

Información

De acuerdo con una información compartida en la revista digital Men´s Health, los hombres que leen en el baño pueden tener más posibilidades de desarrollar hemorroides. Y eso se debe a que las hemorroides (que no dejan de ser estructuras vasculares de lo más normal y que todo el mundo tiene en su canal anal) pueden agrandarse y hacerte daño cuando aumenta la presión contra los tejidos conectivos que las mantienen en su lugar.

Así, sentarse en la taza durante largos períodos irrita e inflama los tejidos conectivos mencionados. Y no es la única postura que provoca la hinchazón: estar estreñido o pasarse horas sentado en el carro o en una silla delante de la computadora, pueden llegar a provocar el mismo y doloroso efecto.

Algunos hombres pueden sufrir hemorroides por levantar cargas pesadas. Al ejercitarte contraés los mismos músculos abdominales que al defecar, lo cual puede forzar el tejido que rodea el ano.

De hecho, cerca del 75 por ciento de las personas las padecen en algún momento de su vida. Para tratar la afección, lo recomendable es aplicarse una crema, pomada, o supositorio que contenga hidrocortisona.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus