•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un buen plan alimenticio es vital para la pérdida de peso, esto  induce un déficit calórico respecto a nuestro metabolismo basal y actividad diaria, para asegurar la pérdida de grasa, es siempre apropiado acompañarlo de ejercicio cardiovascular como caminar, correr, aeróbicos, hacer ciclo indoor, subir escaleras, bicicleta elíptica, pero ¿cómo debemos realizarlo para alcanzar nuestros objetivos?

Muchas personas se disponen salir a la calle a correr o con la bicicleta a cualquier hora del día durante unos minutos pensando que ha realizado un buen entrenamiento para bajar ese exceso de peso, pero los momentos en que hagamos la actividad física, frecuencia y ritmo tienen una gran importancia en la efectividad para la quema de grasas.

Momento del día

El sitio zonadiet propone que se realicés una rutina en ayunas que es cuando se logra quemar más grasa que en cualquier otra hora, ya que el cuerpo lleva 8 horas sin alimento y las reservas de glucógeno estarán prácticamente vacías, utilizando la grasa como fuente de energía.

Pero si no podés realizarlo en ayunas, otro buen momento del día es tras el levantamiento de pesas, si acaso es parte de tu rutina de actividad diaria, en este momento habrás consumido parte del glucógeno muscular con este tipo de entrenamiento.

Por último, si se te hace imposible realizar tu actividad en ninguno de estos dos momentos del día, podés hacerlo en cualquier otro momento, sabiendo que podrías quemar mucha más grasa en ayunas o tras el entreno con pesas por sesión.

Ritmo

Debemos realizar nuestro entrenamiento cardiovascular a baja intensidad. Para saber a qué ritmo debemos ir para la óptima quema de grasas hay una fórmula que es (220 - tu edad) x 65%. Por ejemplo una persona de 40 años, debería mantener un ritmo constante de 120 pulsaciones por minuto.

Correr a una velocidad muy elevada durante varios minutos aunque sudés mucho y te fatigués, sólo va a servir para que tu cuerpo utilice el glucógeno muscular y perdás masa muscular. El sudor y agotamiento cardiovascular no es un buen medidor para evaluar la quema de grasas durante el entrenamiento.

Tiempo

Si nuestra intención es quemar grasa, debemos procurar una actividad cardiovascular de no menos de 30 minutos, ya que el cuerpo no empezará a utilizar grasa como fuente de energía hasta que hayás agotado las reservas de glucógeno en los músculos, lo que conllevará un mínimo de 20-25 minutos y hasta ese momento no empezarás a quemar grasa.

Intentá que las sesiones de entrenamiento cardiovascular duren entre los 30-60 minutos. Si querés hacer más de una hora, el sitio recomienda que dividás la sesión de entrenamiento en 2, una por la mañana y otra por la tarde preferentemente.

Frecuencia

Hacé un mínimo de 3 sesiones semanales y un máximo de 6. Dejando un día de descanso para reposar si no tenés una muy buena condición física para que consigás recuperarte correctamente.

Además de rutina diaria de ejercicio, no te olvidés de incluir un plan alimenticio balanceado, con el que podás complementar tu nuevo estilo de vida fitness. Recordá que cuando se come menos de lo debido el cuerpo entra en modo de supervivencia, aferrándose  hasta la última caloría que consume, pero cuando ya no se puede mantener ese estilo de ingesta (ensaladas, comidas rutinarias) y  se vuelven, los patrones de ingesta más pesados, se recupera más fácilmente el peso perdido, incluso aumentándolo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus