•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los mitos de la sexualidad masculina suelen ser un temor creado en la mayoría de los casos por los mismos hombres, estas falsas creencias motivadas por actitudes machistas o simplemente por desconocimiento, ocasionan ciertos problemas en la vida íntima del sexo masculino. 

Existe un pensamiento difundido en la población masculina acerca de que los hombres no tienen por qué instruirse en temas que tengan que ver con el sexo porque ya lo saben todo, sin embargo, conocerse mejor puede ser una de las bases principales para tener más éxito en la vida íntima.

Por lo tanto, a continuación te mostraremos algunos de los mitos más comunes en los hombres y revelaremos la verdad que hay detrás de cada uno.

El mito que interesa demasiado a la mayoría de hombres es el tamaño de su órgano. Cabe señalar que la dimensión del pene es motivo de discusión tanto entre hombres como mujeres, gracias a los estereotipos creados por la sociedad en general.

Se ha extendido la creencia de que solo los hombres con penes grandes pueden complacer realmente a las mujeres, sin embargo, se deja a un lado que lo importante es que en el momento del coito la pareja en conjunto busque la zona de mayor sensibilidad. Ser un buen amante no reside en la anatomía y sí en el aprendizaje, la sutileza, el buen gusto y el interés por el otro.

Además, hay una creencia que muchos afirman y otros niegan, y es que el hombre llega a un punto determinado, donde los orgasmos se detienen.

Pero en realidad puede que sea lo contrario, según afirman los expertos. La sexualidad es como un acumulador, ya que cuanto más se use, mejor andará. O sea, que la función hace al órgano, y un buen funcionamiento provoca una mayor recarga de energía, con todos los beneficios que conlleva.

Por otro lado podemos encontrar que el hombre nunca falla, pero hay que tener en cuenta que los adultos suelen tener una insuficiencia eréctil alguna vez en los intentos de coito, prácticamente quien dice que nunca ha fallado puede que esté mintiendo. Hay que tener en cuenta que, una preocupación o una distracción en el momento de máxima tensión, son suficientes para provocar la pérdida de excitación.

Siempre se cree que la pasión y potencia sexual se pierde con seguridad después de los 40, pero es una afirmación sin fundamento, ya que la capacidad de tener erecciones, mientras el sistema nervioso central y el resto del organismo estén sanos, se mantiene (con ligeras variaciones lógicas) toda la vida.

Y por último, se piensa que el alcohol estimula el deseo sexual, pero para alguien que en verdad sabe como despertar esa pasión en el acto íntimo, no necesita de esta sustancia que al contrario, detiene muchas de las reacciones que en ese momento te darán placer.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus