•  |
  •  |
  • Edición Impresa

A todos nos ha llegado un momento en la vida en el que queremos hacernos un tattoo y ese momento podría ser en este invierno, pues según los expertos de la revista GQ de España, en esta época se curan mejor, no hay sol que los aflija y no perderás horas de playa para protegerlos de la arena. Si creés que, por fin, tras tiempo de pensar, pensar y pensar, este será el año de desvirgar tu piel, hay varios puntos que debemos tener en cuenta y que Alejandro Molina, uno de los tatuadores más destacados de nuestro país, nos aconseja seguir:

Antes selección de la pieza

Hay que partir de una premisa fundamental: uno se tatúa para gustarse a sí mismo, claro que no debés olvidar ponerte tus cinco dedos delante tuyo. No olvidés que si estás teniendo el valor para pasar por la aguja, debés ser creativo. Hay quien se enorgullece de lucir un personaje de videojuego, siente la necesidad de llevar a todas sus mascotas en el pecho o entiende que un tribal es tan elegante como un traje en un día de bodas.

El tamaño

Aquí no importa porque, por muy pequeño que sea el tatuaje, al principio te parecerá enorme y, por muy grande que lo escojás, una vez superado el shock, te parecerá pequeño.

La zona

Respecto a la zona donde tatuarse, Mario Navas, quien se hizo su primer tatuaje, un dragón tribal en la espalda, a los 17 años de edad, dice que el lugar donde uno se tatúa depende del diseño; sin embargo, asegura que “si no quieren que se lo vean no son suficiente maduros para hacérselo”. “El temor de la zona es por lo visible, muchas personas vienen y quieren tatuajes ocultos, a veces por el temor de perder o no conseguir un puesto de trabajo. Lo mejor es que tratemos de hacerlo en lugares no muy visible, si es un cliente muy temeroso y no está decidido mejor así”.

El tatuador

Sencillo, el mejor que encontrés, por ahí. Dicen que la publicidad de un lugar lo hacen los mismos clientes, preguntá a amigos o conocidos, sondeá quién puede acomodarse mejor a lo que querés.

Aunque son versátiles, cada uno está especializado en un estilo: old school, realista, tradicional, etc.

Compará trabajos y pedí consejo. El artista, antes de comenzar, te orientará y despejará todas esas dudas sobre tu pieza y sus aportaciones siempre resultarán interesantes. “A la hora de elegir tatuador siempre hay que investigar, preguntar y ver tatuajes ya curados. Los tatuajes recién hechos casi siempre se ven bien, pero según la técnica y materiales usados ese tatuaje podría perder color”, recomienda Alberto Fernandez, quien recientemente se tatuó el nombre de su hijo Diego escrito con su puño y letra. “El tatuador pasó encima a la letra de mi hijo y quedó como si mi hijo me tatuó”, cuenta.

Precio

Esto tiene un precio, obviamente. Calculá sobre unos U$160-200 por sesión de casi cuatro horas en un estudio con prestigio. Si tu dibujo necesita menos tiempo, descontá. Es para toda la vida (y unos cuantos años más) solo hay que hacer números para comprobar que existen pocas inversiones tan rentables, así que no escatimés el costo. Los mejores tienen lista de espera de bastantes meses, por lo que deberás reservar con tiempo para cuadrar el "cuando vos querás" con el "cuando ellos puedan" (que se va a imponer siempre).

Durante

¿Duele? Por supuesto y según en qué zona, duele muchísimo. Un puñado de agujas picoteando en la piel a gran velocidad no suelen producir cosquillas precisamente; sin embargo Angélica Sequeira, quien se tatuó por primera vez hace dos años, dice que al final “es un rush de adrenalina divino”. Es como un arañado prolongado. Aunque, claro, es tolerable. De todos modos, si no te ves capaz, podés utilizar algunos trucos analgésicos vía oral o tópica hasta reducir la sensación de molestia.

Cuidados después de tu tattoo

CURACIÓN• Además de una obra de arte un tatuaje es una herida y, como tal, necesita cuidados. cicatrización e hidratación son las palabras clave. Lavados con agua templada, jabón neutro y crema, mucha crema; Molina recomienda incluso aplicarse un aceite de coco. Durante el periodo de curación (de una a dos semanas) notarás que todo saludo, golpe o roce hará pleno en tu zona recién sensibilizada. Es mágico. Puede ocurrir que después de cierto tiempo te arrepintás de tu primer tatuaje. Si llega ese momento, tenés tres opciones, de mayor a menor precio: eliminarlo con láser, cubrirlo con otro que te satisfaga o superarlo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus