•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es natural que tanto a mujeres como a hombres les preocupe velar por su estética, sobre todo cuando los años van pasando, y se empieza una lucha por mantener el cuerpo lo más impecable posible. Si bien algunos se enfocan en mantener su línea ideal de peso, a otros les interesa conservar su piel de forma nítida y aunque en nuestra sociedad se sostenga que los cuidados con cremas e infusiones para el cutis son cosas de mujeres, lo cierto es que también los caballeros merecen consentir su rostro y cuidar de su piel, pues la cara es una de las zonas que más sufre consecuencias derivadas de los efectos del sol, lo cual se puede reflejar a través de manchas cafés si no se tienen la debidas precauciones, aunque en algunos casos su origen puede ser genético.   

Por otro lado, la condición de aparición de manchas en el rostro se convierte para algunos hombres en un motivo de complejo social, pues sienten que no pueden atraer a alguna mujer con un semblante así o que se vuelven menos atractivos para sus parejas. Para abordar el tema, la dermatóloga Fernanda Pérez explica que estas manchas son conocidas como melasmas y son hiperpigmentaciones de la piel, generalmente extensas y asociadas con la forma de un mapa geográfico, que resultan de la producción excesiva de melanina, a través de los melanocitos, por la agresión de los rayos ultravioleta del sol y algunos trastornos hormonales masculinos.

Tratamiento

La especialista aconseja que se debe lavar muy bien la cara en la mañana y en la noche, con un limpiador adecuado. Además hay que usar productos antioxidantes que limpien, hidraten, desintoxiquen, prevengan y reviertan el daño de la piel. El protector solar no debe faltar, hay que aplicarlo dos o tres veces en el día, con barreras para los rayos UVA y UVB. En el caso de que sean manchas muy profundas, Pérez recomienda acudir un especialista para optar por sesiones profesionales de peelings, exfoliaciones, mascarillas nutritivas con vitamina B, C, D y E, además de antioxidantes, oxigenación o láser. 

También, la dermatóloga refiere que las ayuditas en casa no sobran. Por eso, se pueden incluir muchas verduras, frutas rojas y amarillas en la dieta; hidratarse con ocho vasos de agua diarios y aplicarse el agua del arroz en las zonas afectadas, esta última sugerencia tiene muchas propiedades para la piel.

¿Buenos o malos?

Las manchas, conformadas por lunares, deben despertar tu curiosidad para determinar si se tratan de lunares buenos o malos. “Los lunares cancerígenos son llamados melanomas y hay que aprender a diferenciarlos de los lunares benignos. Se debe tener en cuenta que los melasmas, por muy feos que nos parezcan, no son dañinos. Sin embargo, hay que tener cuidado y fijarse en aspectos como: simetría, bordes, color, dimensión y evolución (tamaño). Cualquier sospecha o particularidad irregular debe ser consultada con el dermatólogo.

Otras causas 

Los tratamientos muy agresivos que dejan la piel sensible al exponerla al sol, provocan más bien la aparición de estas manchas. También, la ingesta de algunos medicamentos fotosensibles, por ejemplo contra la artritis reumatoidea o el lupus, pueden desencadenar esta condición. Cabe aclarar que los lentigos, que son las pequeñas pecas oscuras que salen en la espalda, son causados estrictamente por el sol, no por hormonas, manifiesta la experta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus