•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Edson Bonilla, Míster Mundo Nicaragua, inició sus entrenamientos en el gym, desconocía las rutinas que debía realizar para trabajar sus músculos, otro punto en contra fue que no tenía un guía especializado en el tema. 

“Cuando inicié a entrenar levantaba mucho peso para impresionar y sentir que tenía fuerza, y en ese momento  hubo entrenadores que me metían carga que yo no dominaba, incluso en varias ocasiones pude haberme provocado alguna lesión”, reconoce Bonilla.

Róger Stig, quien desde hace cinco años levanta pesa, cuenta que sus compañeros del gimnasio en ocasiones le sugirieron utilizar inyecciones para aumentar la masa muscular. 

“Algunos de los malos consejos que recibí fue que aumentara el peso rápidamente para acelerar el crecimiento de los músculos, que me ‘puyara’ (inyectara) o entrenara tres días seguidos un mismo músculo. Todo lo que me dijeron estaba errado y no nos damos cuenta porque no indagamos en el tema,  pues nuestros músculos necesitan descansar”, reflexiona Stig.

Por su lado, Farah Eslaquit, reveló que cuando empezó sus entrenamientos se le acercó una persona recomendándole un gel para reducir su cintura.  “Cuando entrás por primera vez al gimnasio generalmente no sabés mucho del tema. En ese tiempo, tenía 18 años, quería reducir mi cintura y alguien en el baño del gimnasio me dijo que había un gel que era específicamente para eso y que lo comprara”. 

Eslaquit lo compró y se lo aplicó, “cinco minutos después  el ardor era horrible, fui al baño y mi abdomen estaba totalmente rojo. Me quedaron unas ronchitas que desaparecieron luego de dos días”, detalló.

Recomendaciones

De acuerdo con los especialistas  de la clínica de Golden Boy Gym de México, estas son algunas pautas que debés tener en cuenta para evitar lesiones durante tu entrenamiento:

Personalizado
El entrenamiento debe adaptarse a tu edad, peso, condición física y necesidades,teniendo en cuenta si existen lesiones anteriores.

Incremento progresivo
Realizar ejercicios de mucha intensidad y de larga duración, es el error más frecuente. La clave está en un incremento progresivo de la actividad, con periodos de recuperación adecuados para facilitar la adaptación del cuerpo.

Recorré el gimnasio
Concentrarte en un solo ejercicio o máquina en el gimnasio, aumenta el riesgo de lesión; por ello, tratá de cambiar tus rutinas constantemente.

No sobreentrenar
Realizar más ejercicio no garantiza lograr resultados rápidos; cabe recordar que al ejercitarse, los músculos requieren de un periodo de reposo y el no dárselo solo está  incrementando el dolor y poniéndolo en riesgo de una lesión, sin realmente lograr el objetivo.

Escuchá a tu cuerpo
Si tenés alguna molestia o dolor, es mejor consultar a tu médico; podría tratarse de alguna lesión o podrías estar propenso a una.

Límites
Cada persona tiene su propio ritmo. Es importante conocer tu cuerpo, tus debilidades, posibilidades y tener claro cuándo decir basta. No intentés imitar a nadie porque podés llegar a lesionarte.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus