•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Esta es la conclusión del estudio llevado a cabo con la participación de 7,447 pacientes de once hospitales españoles y que ha sido publicado por la revista científica “The Lancet Diabetes & Endocrinology”. Está enmarcado en el estudio Predimed que demostró que la dieta mediterránea con aceite de oliva o frutos secos reducía un 30% el riesgo de enfermedad cardiovascular.

“Durante más de 40 años, la política nutricional ha abogado por una dieta baja en grasa, pero estamos viendo poco impacto en el aumento de la obesidad”, asegura el autor principal del estudio, el doctor Ramón Estruch, investigador del CIBEROBN en el Hospital Clínic y la Universidad de Barcelona.

El ensayo demostró que la dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra o frutos secos “tuvo poco efecto sobre el peso corporal o la circunferencia de la cintura en comparación con las personas que siguen una dieta baja en grasa”, apunta el investigador.

MÁS CALORIAS

Las pruebas científicas sugieren que el contenido total de grasa no es una medida útil de los daños o beneficios de los alimentos, sino que el énfasis debe estar en comer más calorías procedentes de frutas, frutos secos, verduras, legumbres, pescado, yogur, aceites vegetales ricos en fenoles (aceite de oliva virgen extra), y granos integrales mínimamente procesados; y un menor número de calorías procedentes de alimentos altamente procesados ricos en almidón, azúcar, sal o grasas trans.

Las grasas vegetales, como el aceite de oliva o frutos secos, son más sanas que las grasas animales que contiene la carne y los productos cárnicos procesados, explica el comunicado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus