•  |
  •  |
  • Edición Impresa

De acuerdo al sitio Livestrong, los desplantes o zancadas son excelentes para fortalecer y tornear las piernas. Realizándo este ejercicio no solo vas a mejorar el aspecto de tus piernas, sino que también reafirmarás los músculos de la parte inferior de tu cuerpo, que a la vez puede mejorar tu velocidad y rendimiento deportivo. 

Las zancadas podes realizarlas en tu gimnasio o en la comodidad de tu propia casa. Y si añadís peso, podés aumentar la intensidad de tu entrenamiento, aunque esto no es absolutamente necesario para ver los resultados. Para realizar los desplantes perfectos, seguí estos consejos que propone la revista Men’s Health. 

1 Pelvis

No dejés que los muslos rocen el uno con el otro, no vaya ser que te salga una escocedura. Cuando practicás deporte los pies suelen estar separados, de manera que entrenar con las piernas abiertas mejora el equilibrio. Si apoyás los abdominales sobre los muslos vas mal. Concentrate en el trabajo de piernas. 

2 Peso

Tomá la barra con las manos separadas a la medida del ancho de los hombros y apoyatela por detrás del cuello, sobre las prominencias carnosas de los hombros y los trapecios. Mantené la curvatura de la zona lumbar. Para que ahorrés energía, evitá tirar de la barra hacia delante, con ello solo aumentarías la presión sobre la columna, recordá que necesitás el cuello en buen estado para hacer el ejercicio correctamente.

3 Alineación

Da un paso largo al frente con el pie izquierdo. Cuando apoyés el pie, flexioná las dos rodillas todo lo que podás. Empujá con el pie izquierdo para regresar a la posición inicial. Con esta ejecución vas a ganar potencia para cambiar de dirección rápidamente. Mantené los pies alineados con las rodillas para que las articulaciones realicen un movimiento natural, así vas a proteger la pierna entera de lesiones.

4 Espalda

Para asegurarte de que hacés el ejercicio correctamente, ponete de lado mirándote en un espejo. La evolución tardó millones de años en enderezarte la espalda, así que no hagás que Darwin se revuelva en su tumba encorvándote. El mejor consejo es que levantés la barbilla. Así vas a mantener la alineación natural de la columna y a la vez que adoptarás una postura más erguida dentro y fuera del gimnasio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus