•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Socialmente, a algunos hombres les han inculcado que para seguir un camino correcto de estilo de vida, debe tener una carrera universitaria para acceder a un buen trabajo y mantener así una familia. A otros les han enseñado que poseer por ejemplo un carro o una moto, es una pócima infalible para convertirse en una deidad sexual que atrae a las mujeres.

Para aquellos hombres que son más profundos de pensamiento y piensan en todo, una filosofía que se han planteado es que el dinero no es más que una ilusión perversa que deforma las ambiciones del ser humano y las centra en el poseer, no en el ser.

Una lección

"No importa cuánto ganés, sino cómo lo gastés", y si en algo no se equivoca el personal de Recursos Humanos al pedirle discreción a sus empleados acerca de sus salarios, es que estos son relativos. Una persona con un ingreso bajo no necesariamente tiene una calidad de vida menor a la de alguien que gana más. El secreto está en una adecuada administración de los recursos, que incluye no endeudarse (si no es necesario), no despilfarrar la quincena antes de ser depositada y asesorarse con un experto en caso de querer invertir un posible excedente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus