•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A los hombres podés verlos agredirse en los brazos, piernas e incluso en la cara, pero todos tienen un procedimiento ante el más mínimo gesto de ataque, por instinto, el hombre protegerá sus partes íntimas. ¿Sabías que el dolor de un golpe en el testículo puede irradiarse a la parte inferior del abdomen? El sitio MedlinePlus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, dice que los testículos son muy sensibles. Incluso una lesión menor puede causar dolor. En algunas afecciones, el dolor abdominal puede ocurrir antes del dolor testicular.

Sin embargo, existen áreas del cuerpo donde el dolor es verdaderamente infernal:

1 La palma del pie

Un ejemplo común en Nicaragua, digamos que pisás una espina en el mar: si lo hace el talón te quedarás más o menos tranquilo, pero si la pisás con la planta, te costará no pegar el grito al cielo. El editor de MH dice que la razón de la diferencia es la sensibilidad. “El talón está en contacto con el suelo cientos de veces al día, lo que facilita el desarrollo de una piel más gruesa y resistente”.

2 La rodilla

Como la tibia, la parte delantera de la rodilla, no cuenta con demasiado músculo o grasa, Pita sostiene que la capa superior del hueso de la rótula de la rodilla, llamada capa de periostio, está cargada de terminaciones nerviosas sensoriales, por ende, la parte posterior también está desprotegida. Es así como se asienta sobre una cresta entre el centro y los lados del hueso del muslo o fémur.

3 La espinilla

Y no nos referimos a ese granito que aparece en tu cutis, sino a la tibia. Ese hueso largo de forma prisma triangular, situado en la parte anterior e interna de la pierna, opuesta a la pantorrilla. La espinilla apenas está cubierta por grasa o músculo. Por ende, Pita expresa que no hay relleno sobre el hueso para protegerlo ante un golpe. Si no que incluso, el más mínimo impacto en el borde de una mesa puede hacer que te doblés de dolor y dejarte fuera de tus actividades deportivas.

4 Las puntas de los dedos

¿Te acordás de la última vez que la parte más externa de los dedos de tu mano se vio afectada? Pues bien, de acuerdo a un estudio publicado en Annals of Neurology esta parte del cuerpo es una de las más sensibles al dolor, esa es la razón por la que heridas como los cortes producidos por un papel pueden hacernos ver las estrellas.  “Los dedos están recorridos por innumerables terminaciones nerviosas que manda la señal del dolor directamente a tu cabeza. Y a mayor cantidad de nervios, mayor dolor.  Además, la parte del cerebro que siente el dolor dedica una generosa cantidad de espacio a los dedos. De ahí que la señal del daño sea más fuerte que la de, por ejemplo, el brazo”, explica Xan Pita, editor de la revista Mens Health.

5 El hueso de la risa

El hueso que comúnmente se le llama de la risa, no lo es realmente. El nombre correcto es nervio cubital, gran nervio situado en la parte posterior del codo. El editor asegura que este se encuentra, a su vez, junto al húmero y que es de ahí donde viene lo de hueso de la risa: húmero-humor. Explica que en realidad no es muy gracioso ya que no hay ningún relleno para proteger el cubital, por ende, los nervios se disparan con mayor facilidad cuando se golpea la zona. “El resultado es esa sensación tan rara, como una especie de latigazo eléctrico”, concluye Pita.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus