END
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Y al igual que con los idiomas, hablar un lenguaje del amor distinto con nuestra pareja, puede hacer que ella no se sienta amada por vos, lo cual le impide recibir el amor que desea. Conocer el lenguaje del amor, principalmente el de nuestra pareja puede ser un elemento clave para profundizar la conexión y el amor con ella. El Doctor Gary Chapman, en su libro “Los cinco lenguajes del amor”, plantea que cada persona tiene un lenguaje amoroso particular, una forma especial de dar y de recibir o apreciar el amor e identifica cinco lenguajes.

El autor señala que el enamoramiento, esa euforia casi ciega al comienzo de una relación que nos impide ver defectos en la otra persona, dura poco y que para dar paso a un  amor más maduro, es fundamental mantener el “estanque emocional lleno”. Ese estanque nos indicará si nos estamos sintiendo amados o no por el otro y determinará si nos comenzamos a desconectar y mirar hacia el lado o si continuamos profundizando la conexión.

Fundamental

Si tu pareja habla un lenguaje del amor distinto al tuyo, es probable que tu estanque se sienta “vacío”, si por el contrario recibís muestras de amor en tu lenguaje, es probable que tu  estanque se sienta “lleno”, dice el autor del libro. Los cinco lenguajes del amor que propone Chapman son: palabras de afirmación, (utilizar palabras para dar apoyo a la otra persona, es una manera importante de expresar amor), tiempo de calidad (es darle a ella toda tu atención, mirarla a los ojos y estar centrado en él y no mirando tus mensajes de texto), regalos (los regalos dicen “estoy pensando en ti”. Todo el mundo aprecia los regalos).

El cuarto lenguaje del amor corresponde a Actos de servicio (“Acciones dicen amores” o “un gesto dice más que mil palabras”, son frases ciertas para las personas, cuyo lenguaje de amor principal son los actos de servicio). Por último, está el toque físico, (para muchas personas el contacto físico y la cercanía, son la principal forma de comunicar su amor, mucho más que las palabras, el tiempo, los regalos y los actos de servicio). Abrazos, besos, caricias, masajes, tomarle la mano, acariciar su espalda, recostarse a su lado, son las mejores expresiones de amor.

Chapman a través de su libro, anima a los hombres a conversar con sus parejas acerca de cuál es la forma en que cada uno se siente amado, y cuál es el lenguaje predominante en cada uno.

Puede ser una conversación muy profunda para crear mayor conexión. Incluso, pueden conversar acerca de dónde y cómo lo aprendieron. Y además aconseja: “comprométanse a expresarlo de la forma en que el otro se siente amado para mantener sus estanques llenos. No amés solo en el lenguaje propio, aprendé a amar en el lenguaje del otro para profundizar más ese amor”, sostiene.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus