•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Escupir fuego no es necesario para alejar a nuestras amistades si existe algo peor en nuestra vida: el mal aliento o mal olor bucal, que es una patología llamada halitosis y afecta a cerca del 25% de la población.

Sin lugar a dudas este problema golpea nuestra autoestima y sobre todo no permite tener una vida relajada. Si ya has probado con chicles, plantas y cuanta cosa te han dicho y no te ha funcionado es hora de que leás nuestras sugerencias y sobre todo de que cambiés algunos hábitos.

Para un buen aliento necesitás:

Boca sana: las enfermedades periodontales son la principal causa del mal aliento. Además de una correcta higiene y la asistencia de un profesional en la materia.

Aparato digestivo sano: además de las enfermedades periodontales, se ha observado una relación entre patologías gastrointestinales y mal aliento, por lo que, si sufrimos de malestar estomacal o intestinal, debemos tratar este tipo de problemas y llevar una dieta saludable que favorezca la digestión y cuide el tracto gastrointestinal para así, evitar el mal aliento.

Compuestos fenólicos: un reciente estudio ha demostrado que los polifenoles de la manzana cruda, la lechuga cruda y las hojas de menta son especialmente eficaces para neutralizar los compuestos sulfurados que suelen estar presentes en el aliento tras la ingesta de ajo, por lo que estos son aliados de un buen aliento.

Hidratación adecuada: una suficiente ingesta de agua puede ayudar a la prevención de enfermedades respiratorias y orales, así como la sequedad bucal que puede favorecer el mal aliento, por lo tanto, una buena hidratación será nuestra aliada para combatir la halitosis.

Eliminá de tu vida

Alcohol: el consumo de alcohol ha sido asociado a la presencia de halitosis y puede ser causa de alteraciones gastrointestinales que como mostramos anteriormente, resultan factores que podrían dar origen a la halitosis.

Fumar: el tabaco es considerado un factor predictor de enfermedades orales y dado que todo tipo de gingivitis, caries u otros problemas en la cavidad oral pueden ser causa de halitosis, el hábito de fumar es enemigo de un sano aliento.

Cetosis: las dietas muy pobres en hidratos de carbono pueden dar origen a un proceso llamado cetosis que acompaña la pérdida de peso, pero que como uno de sus efectos secundarios, puede producir mal aliento. Por lo tanto, mejor moderar el consumo de hidratos, pero no eliminarlos ni reducirlos drásticamente cuando buscamos adelgazar.

Enfermedades respiratorias: la presencia de enfermedades que afectan la garganta, la nariz y el oído también se han encontrado como factores causales de un mal aliento, por ello, cuidar las vías respiratorias puede ser de gran ayuda cuando buscamos eliminar la halitosis.

Conociendo los factores o aspectos que pueden ayudarte a combatir el mal aliento así como aquellos que producirán el efecto contrario tendrás más armas para eliminar la halitosis de tu organismo y darle la bienvenida a una sonrisa fresca y agradable al mismo tiempo.

Te interesa: La salud bucal durante el embarazo

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus