•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ya casi concluye el 2016, pero nunca es tarde para cumplir las metas y objetivos que te pudiste haber planteado cuando apenas nacía el mes de enero.

Te recordamos esa posible lista de propósitos porque seguramente entre ellos estaba buscar actividades que te ayudaran a quemar calorías y a estar en forma.

La primera opción obviamente es ir al gimnasio, sin embargo, existen diversas alternativas para alcanzar tu propósito y una de ellas es el spinning, que está tan de moda y que promete resultados sorprendentes.

Con ayuda del entrenador personal Carlos Mendieta te damos unos tips que te permitirán aprovechar al máximo el spinning, conociendo lo que debés saber si sos nuevo.

La bici

Nada es absoluto y como cada cuerpo es diferente, Mendieta aconseja que según la complexión de cada uno se regulen las bicicletas de spinning, para poder pedalear de forma cómoda y segura.

“Es importante ajustar en la bicicleta la altura y distancia del manillar y el sillín antes de comenzar la clase, el objetivo es que se pueda adaptar la bicicleta al usuario y no el usuario a la bicicleta”, señaló Mendieta.

Adaptarla

Para que la altura de la montura sea la correcta, debemos colocarnos de pie junto a la bicicleta y colocar al mismo justo a la altura de nuestra cresta ilíaca o lo que es igual, del hueso de la cadera. Igualmente, una vez sentados, cuando el pedal queda en su punto más bajo, la pierna debe quedar casi extendida, con la rodilla ligeramente flexionada y el pie cómodamente apoyado en el pedal.

La inclinación del sillín debe ser tal que el mismo quede paralelo al suelo, pues si la punta queda hacia abajo nos resbalaremos mientras que si queda hacia arriba podemos dañarnos.

La altura del manillar debe ser la misma que la del sillín o levemente superior, nunca el mismo debe estar a la altura del pecho o los hombros, pues podemos dañarnos la espalda al adoptar una postura incorrecta.

Para que el manillar se ubique correctamente, lo ideal es que se encuentre separado de la punta del sillín tanto como la longitud de nuestro antebrazo, incluyendo los dedos, y una vez sentados en la bici, los codos deben quedar flexionados y los hombros.

La postura

Una vez ubicado correctamente el sillín y el manillar, somos nosotros los que debemos adoptar una postura adecuada para poder realizar un esfuerzo seguro, que no produzca lesiones ni molestias frecuentes.

Lo primero que tenés que hacer en la bici es contraer la zona media y relajar los hombros, de manera que intentés conservar la curvatura normal de la columna y prevenir molestias en la espalda.

Para un pedaleo eficiente, la fuerza debe originarse en la zona media, la cual debe estar contraída y no debés depositar el peso del cuerpo sobre el manillar ni oscilar las caderas durante el pedaleo, sino que el tronco debe mantenerse en la misma posición mientras las piernas hacen lo suyo ayudadas por la fuerza abdominal.

“Es importante que sepan que solo si realizan un buen trabajo sobre la bicicleta se logran buenos resultados, por ello, tanto la posición de la bicicleta como la postura del cuerpo es de gran importancia para disfrutar de los beneficios de esta actividad que se encuentra entre las que más calorías queman y nos pueden ayudar a perder peso en el gimnasio”, concluyó Mendieta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus