•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La sexualidad plena no es solo una aspiración colectiva, explica Alicia Galloti, escritora especializada en sexología, “si no que es una indispensable para tener equilibrio físico, mental y psicológico, así como madurez en todos los órdenes”.

Por lo general, manifiesta que la meta de una relación sexual es a priori el orgasmo. Sin embargo, una vez que surge el deseo y se inicia la estimulación entre la pareja, la excitación discurre por un camino en el que se goza, paso a paso, de cada punto del itinerario erótico.

“Las personas se internan en él implicándose física y emocionalmente. En el primer aspecto intervienen las hormonas responsables de las reacciones sexuales y en el segundo sutiles maneras de experimentar y ofrecer placer. Estos procesos no pueden generalizarse, ya que son personales e intransferibles de cada individuo, independientemente de su sexo”.

Admite que tampoco son comunes los tiempos de respuesta sexual: las mujeres suelen despertar más lentamente a las sensaciones. Pero cuando la cadencia y el grado de pasión de los cuerpos se igualan, sin buscar con urgencia el orgasmo, sino dejándose llevar, los amantes llegan al punto culminante del coito, extasiados, comenta Galloti.

Es así como para un hombre la etapa de excitación se puede distinguir en varias fases: Fase de excitación, de meseta, orgásmica y la final o de resolución.

El apetito despierta

Cuando a partir de un estímulo erótico se despierta la libido masculina, da inicio la fase de excitación, durante la cual surgen dos tipos de reacciones que explica la experta en sexualidad.

La vasocongestion o erección:

Provoca que el pene comience a erguirse paulatinamente porque la sangre llena de cavidades esponjosas de su tejido interior. Esta vasocongestión, de acuerdo a Galloti, tarda en producirse entre tres y ocho segundos en los hombres jóvenes, mientras que en los de mayor edad es más lenta y gradual.

Paralelamente a la erección, se engrosa la piel del escroto y la bolsa testicular puede menos que en su estado habitual; los testículos aumentan de tamaño y ambos órganos se acercan más al cuerpo, a este proceso se le denomina moitonía.

La excitación se vuelve uniforme

La segunda fase de respuesta sexual, llamada de meseta es, como su nombre indica, un período en el que la excitación se torna constante y uniforme. Sin embargo, se trata de un estado avanzado, previo al orgasmo. Estos son algunos pasos que explica la especialista:

El glande toma una tonalidad púrpura, porque la vasocongestión aumenta.

Los testículos siguen elevándose y se preparan para la próxima eyaculación, y su tamaño se acrecienta hasta ser una vez y media más grande del habitual.

Las glándulas de Cowper segregan unas gotas de fluido seminal, para lubricar la punta del pene.

Durante esta etapa, el 25% de los hombres experimenta efectos como: la piel de distintas partes del cuerpo cubierta de unas manchas rojizas; semejantes a una erupción, la pérdida del control sobre los gestos de la cara, la contracción de los pies y las manos por efecto de la miotonía, la respiración acelera hasta alcanzar, en ocasiones, el punto de jadeo y la presión sanguínea y el ritmo cardíaco que ya se veían aumentados durante la primera fase, en estos momentos se disparan.

El orgasmo ya está aquí, seguidamente se inicia la fase orgásmica, que según Galloti puede dividirse en dos:

Durante la primera parte del proceso los conductos deferentes, las vesículas seminales, el conducto eyaculatorio y la próstata se contraen rítmicamente, lo que provoca que el semen se almacene en el bulbo de la uretra, situado en la base del pene. “También se contrae el esfínter interior de la vejiga, para evitar la eyaculación retrógrada; es decir que el hombre eyacule hacia adentro. Al mismo tiempo, la vejiga se cierra, para impedir que semen y orina puedan mezclarse, cuando el esperma ya se encuentra en el bulbo uretral, los hombres experimentan una sensación que se prolonga entre dos y tres segundos: eso les indica que su eyaculación es inminente”.

Posteriormente, el esfínter exterior de la vejiga se relaja, para permitir que fluya el semen. En el momento en que la musculatura que rodea la uretra y la base del pene se contrae, la eyaculación es impulsada con fuerza hacia el exterior y dependiendo del número de contracciones y de la cantidad de líquido seminal que se expulse, el placer se percibe durante más tiempo. Los primeros espasmos son más intensos y suelen producirse cinco contracciones, cada cuatro segundos, aproximadamente, a las que sigue entre dos y cuatro, pero más espaciadas; sin embargo, esto varía en cada hombre.

La fase final

Una vez que los hombres experimentan el orgasmo, comienza la fase denominada de resolución.

De acuerdo con la experta, en este momento el organismo recupera su estado normal y la erección desaparece en dos etapas:

En la primera de aproximadamente un minuto, los tejidos de los órganos genitales se vacían de sangre, por lo que se pierde la mitad de la tensión del pene.

En la segunda, que es más larga y dura varios minutos, los testículos y el escroto vuelven a su tamaño habitual y la bolsa escrotal recobra su aspecto colgante en la piel fina y rugosa.

Información obtenida del libro Kama-sutra para Dummies, de la escritora Alicia Galloti.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus