•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cada mujer es un mundo, y ayudarla a alcanzar el punto G para volverla loca ya es un hábito muy monótono y poco innovador, a pesar de que no es una tarea fácil. Sin embargo, es momento de que conozcás cinco nuevas zonas con las que lograrás que tu pareja alcance el punto rojo de cuentarrevoluciones.

Zona 1: Los labios

Todo inicio conlleva un calentamiento previo, así que para calentar motores la revista Men’s Health aconseja que te concentrés en el filtrum, esa pequeña depresión entre la boca (el labio superior) y la nariz. Si te cuesta imaginarlo, el sexólogo Miguel Ángel Cueto, explica que "el filtrum es una zona donde se concentran numerosas terminaciones nerviosas, por lo que es más sensible y receptivo a la estimulación". Fueron los griegos hace miles de años, los que consideraron  este punto del cuerpo más erógeno. El tip es que mordisquiés delicadamente este punto para estimular la producción de oxitocina, esa misma hormona que se libera durante el orgasmo.

Lea: Lo que no debés hacer antes de tener sexo

Zona 2: El arco de la mandíbula

En esta etapa resulta efectivo un delicado recorrido alrededor del cuello hasta alcanzar la mandíbula. Susurrar suavemente su melodía favorita mientras la recubrís de besos, logrará estimular los corpúsculos de pacini de la piel, los mismos que liberan endorfinas, comenta el presidente de la Academia Norteamericana de Neurología, a la revista MH. "Las endorfinas son las hormonas que produce el organismo durante el orgasmo, aumentando la sensación de bienestar", especifica Cueto.

Zona 3: La lengua

Para lograr un efecto más explosivo, los expertos sugieren acariciar la punta de la lengua (está repleta de nervios que liberan serotonina y dopamina). Estos neurotransmisores permiten disfrutar de las relaciones sexuales, a la vez que se les vincula con los procesos de enamoramiento. Para no caer en la rutina, introducí una variación: apretá ligeramente tus labios contra la punta de su lengua.

Zona 4: El cuello

Masajeale el cabello a la altura de la nuca, siempre en sentido descendente (pasá del pelo al cuello). "Al acariciar el punto de unión de dos tipos de tejido diferentes, redoblarás su placer", admite el doctor Clokie, cirujano del hospital Monte Sinaí de Toronto (Canadá).

Zona 5: la clavícula

A pesar de que acariciar esta zona del cuerpo es un clásico, el problema que encuentran la mayoría de mujeres es que los hombres se concentran únicamente en la parte externa y se olvidan que el punto más placentero es el centro. Ese en el que Cueto indica que la densidad de los nervios es mayor. Para tener éxito, recorré lentamente el camino hacia este punto neurálgico con los labios para que la presión aumente progresivamente. 

Otras zonas son: detrás de tus rodillas una parte, también muy sensible, donde discurren importantes vasos de la extremidad inferior.  El truco en esta zona es acariciarla y besarla muy muy suavemente, es sensible a los toques suaves, pero nada agradecida con las caricias fuertes, y los muslos.

¿Te animás a comprobarlas?

Además: El sexo frecuente es riesgoso para los hombres mayores pero no para las mujeres

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus