•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La relación en pareja no puede ser estática, debemos recurrir constantemente a la reinvención para conservar el encanto de permanecer juntos en el día a día.

Hoy hablaremos de cómo un buen masaje puede convertirse en una técnica para conservar el fuego de la pasión, puesto que estimula el sistema nervioso y ayudar así a reducir la fatiga, dejando al receptor con una sensación de energía repuesta.

Alicia Galloti, escritora especializada en sexología y autora de Kama-sutra para Dummies, propone que “los masajes ocupan un lugar esencial entre las caricias, ya que armonizan los aspectos físico, mental y psicológico de los amantes que los incluyen en sus juegos eróticos, para despertar y estimular la sensualidad, lo que genera nuevas experiencias sensoriales”.

Asimismo, Galloti asegura que cuando las manos u otras partes del cuerpo e deslizan por la piel suave y tibia, se producen escalofriantes y sensuales sensaciones, tanto en la persona que masajea como en la que es masajeada.

Tiempo óptimo

La especialista en sexología refiere que no hay tiempo ni mínimo ni máximo para dar o recibir masajes, aunque algunas personas prefieren que sea el propio despertar de la pasión el que dicte la duración de esta fase de la sensualidad compartida, aunque es importante mencionar que dejarse llevar por la prisa no es la mejor opción.

“Cuando los masajes se alargan más allá de unos veinte minutos, en lugar de alcanzar el punto en que la excitación indica que es impostergable profundizar el contacto e internarse en juegos y caricias más directas, se consigue el efecto opuesto, es decir, son tan relajantes que no cumplen con su objetivo como preámbulo de una posterior relación sexual”, aclara Galloti.  

Tipos de masajes

La escritora española en su libro clasifica los masajes en 4 tipos: suaves, presión media, profundos y de percusión.

Los masajes suaves se recomiendan para el inicio  y el final de los juegos. Basta con deslizar las manos con suavidad y a un ritmo constante por la piel. Se pueden dar con aceites perfumados o con una crema que facilite el desplazamiento de las manos.

Si se hacen con la yema de los dedos el efecto es relajante,  pero estimulante a la vez y la  persona que lo recibe siente como si lo rozaran con una pluma, eso sí, no hay que hacer cosquillas para no romper la magia.

También se puede recorrer la piel en sentido longitudinal o en círculos, apoyando primero una palma y luego la otra; esta técnica permite acceder a una sensación asombrosa, ya que percibe claramente el despertar de los sentidos.

En el caso de los de presión media hay tres subtipos: el primero consiste en “amasar” la carne tomando trozos de piel o músculo para pellizcar con un ritmo uniforme. El segundo consiste en estrujar y es idóneo para dar masaje en los muslos y en el torso. El tercero es estirar, es decir, apoyar las palmas de las manos quietas sobre una zona del cuerpo y luego dejar una de ellas ahí, mientras la otra estira y arrastra la piel en sentido descendente, evitando tocar puntos erógenos.

Los masajes profundos despiertan infinidad de percepciones sensuales si se realizan con los pulgares presionando con fuerza, moviendo las yemas en pequeños círculos y apretando puntualmente las plantas de los pies, las palmas de las manos y alrededor de las articulaciones.

Finalmente, los masajes de percusión consisten en golpear rítmicamente sobre su piel con el dorso de la mano aunque una variante es hacerlos con el puño cerrado y flojo. Son muy adecuados en los glúteos, los muslos y las pantorrillas, porque desde esos puntos las sensaciones se transmiten a todo el cuerpo.    

Tips

• Es importante que la piel de las manos sea suave, que la temperatura esté cálida y que estén secas.
• Las uñas deben estar recortadas de tal modo que no hagan daño o arañen involuntariamente.
• Conviene que las personas de piel áspera la suavicen con aceites o cremas.
• Antes de iniciar los masajes, es preciso calentar las manos frotándolas entre sí, puesto que al hacerlo también emerge la energía que luego se transmitirá al cuerpo del amante.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus