•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La acidez es, según un estudio elaborado por la empresa farmacéutica Almirall, el principal enemigo de tu estómago. Afecta al 20% de la población y no es una dolencia pasajera. De hecho, nueve de cada diez pacientes afectados afirman que le provoca la interrupción del sueño, problemas en su trabajo y la imposibilidad de participar en actividades de ocio.

¿Pero qué da la acidez estomacal? Quizás te suene otro de sus nombres: digestión pesada o ardor de estómago. Se produce por un exceso de producción de ácido clorhídrico en el estómago y se manifiesta con una sensación de quemazón en la zona alta del abdomen, que en ocasiones se traslada al esófago y a la boca. Si tienes mala suerte, puede ir acompañada de eructos y de la regurgitación de un líquido ácido que provoca un molesto escozor.

Mucha calma

El estudio detalla que el 53% de los médicos españoles no duda en señalar al estrés y la ansiedad como los principales causantes de esta patología. Provocan un aumento de la secreción de ácido gástrico, así como una reducción de la barrera de moco defensiva de la mucosa gástrica.

Manos a la obra

¿Y cómo evitarlo? Fácil: come poco, mastica mucho (unas 20 veces por bocado) y pierde esas libras de más (lo que evitará la presión abdominal en el estómago).  Otro truco es elevar el cabezal de tu cama uno 15 o 20 centímetros. De este modo, el ácido no llegará a entrar en el esófago. Y cuando termines de comer olvídate de tirarte a la cama.

Tienen que pasar por lo menos un par de horas antes de que te puedas poner en posición horizontal.