•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Acabar con el estigma que pesa sobre el consumo de cannabis con fines terapéuticos es el objetivo de un grupo de investigadores, médicos y pacientes reunidos en torno al Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM). Piden su legalización para garantizar la seguridad jurídica y sanitaria de los pacientes y quieren dejar muy claro que nada tiene que ver con fumarse un porro.

EFEsalud ha hablado con cuatro de sus integrantes para conocer  las propiedades y usos medicinales de esta planta, sus efectos beneficiosos y las investigaciones científicas que se llevan a cabo en España, donde somos punteros, y que apuntan al cáncer de mama, o a los daños cerebrales que sufren los bebés cuando hay asfixia en el parto.

Hay que explicar, para comenzar, que el cannabis es una planta con una gran diversidad de quimiotipos, cada uno de los cuales contiene distintas proporciones de principios activos, los cannabinoides.

Y cuando se consume un preparado de cannabis medicinal es necesario conocer su composición en cannabinoides, especialmente los dos más relevantes: el tetrahidrocannabinol o THC, que es el principal constituyente piscoactivo, y el cannabidiol o CBD, que no es psicoactivo, pero es un potente antiinflamatorio y antioxidante. El contenido en cannabinoides de un preparado depende de factores como la variedad de la planta, su forma de cultivo y la técnica de extracción, y es muy importante que el preparado no contenga metales pesados, microorganismos patógenos (bacterias y hongos), pesticidas u otros componentes que puedan resultar perjudiciales para la salud.

El cannabis, se advierte en la web del Observatorio, “no es una panacea”, pero sí posee propiedades terapéuticas para el tratamiento sintomático de algunas enfermedades, como diversos cuadros de dolor crónico, trastornos motores asociados a la esclerosis múltiple, caquexia en cáncer o sida, vómitos y náuseas asociadas a quimioterapias oncológicas, convulsiones en epilepsias infantiles y desórdenes inflamatorios gastrointestinales.