•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Has escuchado hablar del síndrome de Couvade? Bueno, tal vez no con ese nombre, pero seguro sí sabés que algunos hombres pueden experimentar los síntomas del embarazo de su pareja. ¿Será mito o realidad? La especialista en ginecología y obstetricia Scarleth Solís Cooper lo explica. La experta aclara que el término Couvade proviene del francés “couver”, que significa incubar o criar, y este hace referencia a los achaques que logran percibir los futuros padres, desde los cambios de ánimo de su pareja que está embarazada, pasando por los calambres, dolores de cabeza, vómitos, cansancio e incluso hasta sentir sus antojos.

Bajo la lupa

Para curiosidad de muchos, la especialista expresa que se ha encontrado que este síndrome frecuentemente está asociado con los padres primerizos y se cree que esto tiene que ver con la ansiedad y la emoción de la llegada del primer hijo, así como a las preocupaciones que el padre experimenta, pues la teoría más fuerte es que se trata de un trastorno psicológico. De ahí que Solís determine que todas esas sensaciones se ven creadas por esas primeras emociones que el futuro papá experimenta. Entonces, ¿hablamos de un mito?

Más que un mito, son sensaciones reales causadas por efectos psicológicos y biológicos, por tanto son de corte psicosomático. Diversos trabajos de investigación sobre este tema apuntan a que este síndrome puede afectar a 1 de cada 4 hombres, y por lo general, los síntomas prevalecen entre el primer y último trimestre del embarazo, mismos que se resuelven espontáneamente con el parto. A criterio de Antonio Baltodano Flores, de 25 años y quien se desempeña como ingeniero en sistemas, él cuenta que pasó por este tipo de situaciones, pues le daban mareos y sentías ganas de vomitar, además comenta que su necesidad de alimentarse se duplicó y entre sus antojos, las frutas ácidas y los chocolates eran sus favoritos. 

Como tales síntomas llamaron su atención, decidió comentar su malestar con algunas personas y estas le decían que probablemente su novia estaría embarazada, ya saben por lo del mito: percibir los síntomas. Fue así como su pareja se realizó un examen de sangre que arrojó un resultado positivo. Ahora, Antonio es padre primerizo y dice que los síntomas se albergaron en su organismo por espacio de tres meses, y sí, confesó sentirse nervioso al enterarse de la noticia.

Otras teorías

Sobre el porqué se producen estos síntomas en el hombre, la especialista refiere que hubo un estudio que fue el único que descubrió una causa somática y este se relacionaba a que la mujer embarazada produce grandes cantidades de HCG-b (hormona coriónica humana subunidad beta), que es la hormona del embarazo y la cual es la causante de todos los malestares que se dan en la mujer. Como esta hormona está presente en la sangre, orina, fluidos corporales y la saliva, se dice que también le llega al hombre por los besos. En vista de eso, ellos pueden sentir los síntomas, pero Solís dice que solo es una teoría que aún no está comprobada.

Otra de las teorías para explicar este síndrome se basa en que el hombre trata de identificarse con la mujer embarazada. Es así que surgen sentimientos de celos, miedos a la llegada de un hijo, estrés por la responsabilidad de tener que convivir con una mujer que presenta cambios de carácter e incluso aversión por las relaciones sexuales durante el embarazo. Esta identificación con la mujer gestante generaría los síntomas en el futuro padre.

Ahora bien, para solucionar lo de los síntomas, la obstetra dice que tratamiento específico no hay y al igual que la mujer embarazada que las experimenta, todas estas molestias son parte normal del embarazo, pero que lo que se puede hacer es optar por medicinas que controlen las náuseas, el vómito y los dolores de cabeza. El lado positivo de esto es que de alguna manera el padre se involucra desde el principio y apoya a la futura madre de una manera más íntima.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus