•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pasás horas en el gimnasio, tu porcentaje de grasa es el ideal para marcar tu cuerpo; sin embargo, no has comenzado a ver resultados desde hace meses. Seguramente lo que ha estado saboteando tu objetivo es el ibuprofeno. Una nueva investigación realizada en Suecia determinó que consumir este tipo de analgésicos puede estar influyendo en alentar el crecimiento muscular que se obtiene del trabajo de levantamiento de pesas. Este medicamento interfiere en la cicatrización de los músculos, por lo que dificulta que estos se desarrollen satisfactoriamente tras una jornada de ejercicio, según cita la revista para hombres GQ.

Las investigadores pusieron a prueba a dos grupos de personas durante ocho semanas; uno de ellos tomó una alta dosis de ibuprofeno, mientras que a los otros una baja dosis de aspirina. Tras medir crecimiento muscular, fuerza y marcadores antinflamatorios, se descubrió que quienes consumieron la aspirina aumentaron sus músculos al doble, en comparación con el otro grupo.

Estos investigadores no solo culpan a este medicamento, sino que sugieren que hay otros factores que afectan. Por ello continúan estudiándolos y recomiendan que quienes consuman ibuprofeno (uno de los medicamentos más empleados a nivel mundial) deben bajar las altas dosis, pues regularmente, posterior a cualquier entrenamiento, es lo primero que se consume para minimizar el dolor.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus