•   Marruecos, África  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Es el traje de gala por excelencia en Marruecos, el caftán  es la máxima expresión de la elegancia, ha inspirado a grandes diseñadores como Yves Saint Laurent y se exporta ahora como producto de lujo en todo el mundo árabe. Muselina, Georgette, satén duquesa y tejidos florales marcan las últimas tendencias del caftán; los colores que más se ven varían entre el amarillo, el verde pastel, el camel, el azul o el blanco.

Los costureros y estilistas marroquíes han logrado adaptar el caftán a las últimas tendencias hasta adquirir cierta versatilidad, sin perder su carácter de “traje de ceremonia” por excelencia.

Y es que con el paso del tiempo el caftán ha ido consolidando su posición como prenda obligatoria en cualquier acontecimiento social y familiar (bodas o cumpleaños), en fiestas religiosas como el mes de ayuno del ramadán o incluso en pequeñas recepciones entre amigos.

En importantes actos oficiales, dentro o fuera del país, las mujeres marroquíes lucen con suntuosidad su caftán como una muestra de máxima elegancia en inauguraciones, cócteles o recepciones diplomáticas.

“El caftán ha sido siempre la base de nuestra vestimenta de gala que se ha ido modernizando. De una prenda que se llevaba principalmente en las bodas ahora se lleva en distintas ocasiones”, cuenta a Efe la costurera Saadia Rhoura.

Rhoura explica desde su taller en plena medina de Rabat que la demanda del caftán suele ser regular todo el año, pero alcanza su cúspide a partir de la segunda quincena del mes de ayuno cuando las clientas piden caftanes ligeros para el “aid” o la fiesta del fin de ramadán, o en verano, momento preferido para celebrar las bodas.

El caftán tiene varios tipos, adecuados en cada caso a un contexto: aunque en general se trata de una única pieza de ropa, está también la “takchita”, un largo vestido con dos piezas superpuestas que requiere mucha tela para su confección y es considerado el más glamuroso.

Luego está la llamada “faracha” (mariposa), túnica larga o corta con mangas en forma de mariposa y adornada con perlas llevada en pequeñas recepciones o en reuniones más informales entre amigos.

Los estilistas más modernos se han atrevido incluso a “acortar” el caftán por encima de la rodilla, y ahora hay variantes para llevarlo combinado con un pantalón.

Debido a su alto precio --recuerda Rhoura-- algunas mujeres optan por alquilarlo para cada ocasión, pues una regla no escrita dice que no hay que volver a usar dos veces el mismo caftán.

Hacer un caftán es un trabajo complejo que requiere tiempo, además de la participación de varias personas: el que hace el diseño, el encargado de adornar o bordear la tela, el que hace la “sfifa” (hilo trabajado con seda que adorna la prenda en el centro, de arriba abajo) o el que hace el cinturón.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus