•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Seguramente alguna vez has escuchado estas frases: “Soy una persona extremamente compulsiva con la comida”, “paso todo el día soñando con el horario del desayuno, del almuerzo y de la cena” y “para engañar el hambre que me persigue necesito picar algo entre comidas”. Quizás sean expresiones normales que todos sentimos en determinado momento. No obstante, las mujeres que laboran sentadas en una oficina o que tienen trabajos muy estresantes recurren a una técnica conocida: masticar chicle para saciar las ganas de comer.

¿Mata el hambre?

De acuerdo con un estudio citado por el diario web Telemetro.com, la mayoría de las mujeres manejan en su cartera algunos chicles, pues la goma de mascar les engaña el hambre. Pero ¿será cierta esta creencia? La investigación realizada por la Universidad de Ohio arrojó que esta técnica no es de las mejores, pues los investigadores refieren que mascar chicle, principalmente los que tienen sabor a menta, solo despierta las ganas de comer dulces y, como es bien sabido, el dulce engorda.

Los estudiosos llegaron a esa conclusión después de hacer una prueba con más de 40 voluntarios. Las personas fueron invitadas a participar de un juego en el que el premio era comida. Antes de iniciar el pasatiempo, estas personas habían recibido chicles de menta y de frutas. Los científicos percibieron que los voluntarios que recibieron chicles de menta demostraban mayor interés por los juegos cuando el premio era una fruta; cuya explicación está en que esa preferencia por dulces, después de mascar chicles, ocurre porque el mentol cambia el sabor de los alimentos, dejando frutas y vegetales con un sabor horrible. Como conclusión, ellos dedujeron que si querés alimentarte bien y de forma saludable, lo mejor que podés hacer es evitar los chicles de menta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus