•  |
  •  |
  • Edición Impresa

De figura estilizada y de porte elegante esta diva de la pasarela cuenta que estudió química farmacéutica en la UNAN–Managua, profesión que dejó de ejercer hace poco para dedicarse de lleno al mundo del modelaje, rama en la que por cierto, el nombre de Alma Huerta ya es una luz que se encendió para brillar por largo tiempo. Hablar con ella, es pasar un tiempo agradable en el que su personalidad encanta, su sonrisa contagia y su intelecto impacta.

Cuenta esta beldad que hace un año inició su carrera en el modelaje tras haber reflexionado sobre qué quería hacer en el futuro, luego de haber vivido momentos inolvidables en su vida, como la experiencia de haber participado en Miss Nicaragua en 2012, certamen que nutrió parte de sus conocimientos en belleza, moda y pasarela. Hoy, Huerta dice sentirse orgullosa de sus propósitos alcanzados y manifiesta que le gustaría ir por más desafíos, pues dice ser una mujer de objetivos.

¿Cómo te diste cuenta de que querías modelar?

El año pasado estuve muy enferma. Fue un momento en el que sentí que era necesario hacer cambios en mí. Recuerdo que tuve mucho tiempo para reflexionar sobre mi vida y me di cuenta de que ya era la ocasión de emprender otra faceta que me encantaba desde antes, que era el modelaje. Así que decidí regresar, empecé desde abajo haciendo castings, busqué cómo contactar a gente del medio para asesorarme y actualizar mi portafolios.

¿Cómo fue tu experiencia en Miss Nicaragua?

La organización de Miss Nicaragua me ofreció la oportunidad de enriquecer esta habilidad (el modelaje) que en mí ya vivía, pero que solo era cuestión de pulirla. Estando como concursante, aprendí mucho sobre pasarela, sobre tips de belleza; además que aprendés a cuidar tu cuerpo con dietas nutritivas y en sí, conocés a mucha gente con la que sabés que luego podés contar. Hasta ahora, todo lo aprendido me ha llevado a participar en desfiles reconocidos, como: Expomoda, Fashion Week y Nicaragua Diseña.

¿Qué estrategias empleás para mantener tu figura?

Debo de admitir que siempre he sido delgada, pero que tras la recuperación de mi enfermedad, ahora procuro seguir una dieta de comida saludable. Antes comía de todo, pero he aprendido a organizarme con 5 tiempos de comida, además me cuido de no comer arroz, dulces y tomar gaseosa. Otra estrategia es que hago ejercicios.

Una anécdota que recordés es…

Mi primera experiencia en el modelaje. Aunque me gustaba desde antes, en realidad aprendí a modelar cuando concursé en Miss Nicaragua. Recuerdo que yo era la que peor modelaba, la que no tenía idea sobre cómo posar; simplemente no tenía experiencia. Ahí fue donde coseché todo lo que hasta ahora sé.

¿Cuáles son tus pasatiempos?

Ir al gimnasio, ver televisión, estudiar; de hecho estuve estudiando inglés hace algún tiempo y estudié algo de italiano, pero pienso retomarlo. Además me gusta leer, cantar, manejar y cantar, que por cierto son una terapia para desestresarme.

¿Qué cualidades dice la gente que tenés?

Las personas que me conocen dicen que soy muy segura, que tengo mucha actitud y personalidad, que soy sexy, inteligente, dinámica; que también tengo liderazgo, mucho dominio. Y cuando me ven modelar, dicen que transmito mucha seguridad.

¿Qué proyectos querés desarrollar a futuro?

Lo que más deseo como proyecto personal es tener mi propia academia de modelaje; pero quiero algo que sea grande, es decir que a la vez funcione como un estudio de baile, gimnasio y una cafetería. Me imagino algo amplio.

Una mujer de propósitos

Alma Huerta.
Profesión: Química farmacéutica y modelo profesional
Edad: 25 años
Origen: Managua

Admiradora de modelos como Omahyra Mota y Kate Moss, esta chica confiesa que otra faceta de su vida que quiere desarrollar es ser una maestra profesional de pasarela. Por ahora, Huerta da clases de modelaje en la Academia Scopes and Luxury, además trabaja en producción fotográfica y da clases de maquillaje.

Créditos: Vestuario: Alejandro Santos. Maquillaje y peinado: Alma Huerta. Fotografías: Alejandro Sánchez- END

 

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus